Inicio Opinión ¿Y si Lambán hubiera gobernado España durante la crisis del coronavirus?

¿Y si Lambán hubiera gobernado España durante la crisis del coronavirus?

0

No es difícil imaginar qué hubiera pasado si, merced a una paradoja temporal como las que hemos visto en las películas de Ciencia-Ficción, el actual presidente de Aragón se hubiera visto al frente del Gobierno de España durante este ya de por sí distópico 2020. Nos ha ido avanzando puntualmente en la prensa las políticas que él habría aplicado.

Un Terminator aparece en 2016 (enviado por Felipe González desde el año 2030) y mata a Pedro Sánchez para que después los dioses del socialismo cubran con su manto (sic) a Lambán. Tras unas elecciones, Lambán pacta con Albert Rivera un gobierno de extremo centro. Los imitadores y cómicos españoles viven una época dorada con sus imitaciones del acento de las Cinco Villas. En 2020, nos cae encima la crisis del coronavirus. ¿Qué hace el gobierno Lambán?

Mailrelay, email marketing

Su primera reacción es asustarse mucho y llamar “pesadilla” al virus. Se le ve afectado al hombre, pero no ve ningún motivo para cerrar las escuelas, colegios, guarderías u otros centros educativos. Al final, después de que los contagios se dispararan, nos confinaría, pero dejando salir a los niños, claro, que es muy pesado estar en casa todo el día con los chiquillos. Las calles se llenarían de padres con niños, algunos adolescentes y postadolescentes. “Oiga, señora, que su niño ya ha hecho la mili”, le gritaría algún mayor o algún soltero desde su balcón a algunas personas que querrían estirar el concepto de niño para poder salir a dar una vuelta por unas calles llenas sin distancias de seguridad.

La desescalada no habría empezado por provincias, sino por pueblos, probablemente por Ejea de los Caballeros y entorno, y luego ya si eso todo lo demás. Cataluña se habría quedado la última, castigada, nadie sabría por qué.

Después se regresaría a las aulas, o tal vez no hay de qué regresar porque Lambán nunca cerró las escuelas. En todo caso, el Gobierno Lambán-Rivera habría aprobado un protocolo sanitario consistente en no llevar mascarilla (porque total, los chavales se la van a quitar), no dejar distancia de separación entre personas (es que no hay espacio) y mantener las ratios como estaban, porque no hay dinero para contratar ni un profesor más. O sea, poner un dispensador de gel hidroalcohólico en la puerta y gracias.

Después sacaría unas buenas ayudas económicas a la escuela concertada, que para eso está el dinero. Para eso y para prorrogar todos los ERTEs pa cutio, para cuando a la CEOE le pareciera bien. Para contratar un solo profesor o para aumentar las plantillas del sistema nacional de salud, dinero no habría. Lógico porque Lambán desde la Moncloa habría hecho a las empresas una rebaja del 20% de lo que tienen que pagar a la Seguridad Social. Un 20% que ya no ingresa el estado. Tampoco ingresaría el estado de tragaperras, bingos y casinos un 24% de impuestos, así como a las grandes superficies. También se regaría con dinero público las farmacéuticas, los hoteles, el comercio y la automoción.

Con los niños en las calles y en las aulas siendo vector de contagio, con los sanitarios cayendo como moscas al no llevar protección, y con los temporeros flexibilizando las normas laborales hasta caer en la semiesclavitud, cabe imaginar qué dantesco escenario tendríamos entre manos. Al menos, quizá España cambiaría su modelo productivo. En vez de una economía centrada en el turismo, ahora estaría la península ibérica sembrada de granjas de cerdos. Y depuradoras. Quizá todas las bonificaciones a las empresas se compensarían con un nuevo impuesto ecológico llamado, no sé, ICA.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here