Inicio Portada Por qué ZeC y Podemos irán por separado a las elecciones

Por qué ZeC y Podemos irán por separado a las elecciones

Las diferentes partes no parecen muy interesadas en un acuerdo improbable

1
Violeta Barba y Pedro Santisteve, números uno respectivamente de Podemos y ZeC

Todo parece indicar que el 26 de mayo, tanto para Ayuntamiento de Zaragoza como las Cortes, habrá dos papeletas de lo que se vino llamando «el espacio del cambio». En Zaragoza los votantes podrán elegir entre la papeleta de Zaragoza en Común (ZeC) y la de Podemos. En el parlamento aragonés se podrá optar entre Izquierda Unida o Podemos en coalición con Equo. Pese a los deseos de la dirección estatal de Podemos, manifestados por Pablo Iglesias o Echenique, de que solo hubiera una candidatura, la confluencia no ha sido posible. Solo en las próximas elecciones generales y en las europeas habrá una sola papeleta que aglutine al «espacio».

Los motivos son variados. Hubo diferencias entre lo que unos y otros pensaban que debería ser ZeC y la imposibilidad de acuerdo entre los tres sectores en liza: La dirección de Podemos, Izquierda Unida y los comunes. Y decimos dirección de Podemos porque en los «comunes» se encuentran los críticos de Podemos, la anterior dirección aragonesa -la de Echenique- y enfrentados a la actual dirección de Escartín. Podemos piensa que hace cuatro años ya puso los votos para que otros pusieran las caras. Si esta vez no recibían los puestos que creen que merecen, no iban a regalar de nuevo unos votos que se supone atrae la marca morada.

Fruteria online

Para Podemos, ZeC debía ser un espacio de encuentro donde cada sensibilidad tuviera su peso específico según su tamaño. Para los comunes, un sujeto político en el que se disolvieran todos los demás, al estilo de Barcelona en Comú, donde se disolvieron todos bajo el mando de Colau. IU está más en la posición de Podemos en este aspecto, pero las diferencias entre los dos partidos vinieron del otro motivo de ruptura.

Los agrupados en torno a Santisteve, los comunes, creían que debían ser alcalde y vicealcaldesa los que encabezaran, en una mezcla de sentido común -poner en valor al alcalde- y de interés propio -copar puestos importantes. Podemos Aragón tiene una serie de desencuentros con Santisteve y los comunes sobre la gestión del Ayuntamiento y sobre la concepción de ZeC, como se apuntaba más arriba. Además piensa que ZeC, Santisteve y Cubero son figuras quemadas, así que es mejor la ex presidenta de las Cortes como alcaldable. La postura de IU es más o menos la de quedar en buena posición esté con quien esté: cargos y recursos asegurados. Demasiados, según Podemos, que usó ese argumento para no negociar nada con la formación de izquierdas. E IU, por su parte, usó para presionar su propiedad sobre la marca «Zgz» en la provincia. Un lío, sí.

La decisión de Podemos de no participar en las primarias de ZeC selló el destino del «espacio». O probablemente fue antes, cuando en ZeC no se aceptaron las condiciones de Podemos para participar en ese proceso (como por ejemplo, incluir su censo). En todo caso Podemos sabía que no podría movilizar suficientes votantes o eludir los vicios de esas primarias. No tendrán soldaditos para primarias, pero tienen -se supone- los votos del pueblo. Participar en las primarias de ZeC habría supuesto quedar probablemente por debajo de aquellos a los que vencieron en las primarias de Podemos. Sólo una negociación posterior -esta misma semana- en la que se ofrecieran el número 2 a Violeta Barba y otro puesto a Rivarés, podría hacer que hubiera una sola candidatura, pero parece bastante improbable que los comunes renuncien a su 2.

Las endémicas guerras internas de Podemos han tenido mucho que ver en todo lo sucedido. Podemos y ZeC siempre han tenido una relación tensa. La primera dirección ya recelaba de tener que apoyar algo en lo que no pinchaba ni cortaba (los candidatos de Podemos quedaron muy por debajo de todos los demás) mientras que los entonces críticos se contaban entre los impulsores de la plataforma. Paradójicamente es esa dirección destronada la que hoy ha acudido a refugiarse en ZeC de las derrotas a la interna de Podemos, y los que en su día participaron de la creación de ZeC son hoy la nueva dirección morada que reniega de un espacio en el que se han hecho fuertes sus enemigos. Echenique recelaba de ZeC en su día, hoy le gusta más, seguramente porque son los suyos los que están ahora allí.

En Podemos e IU hay quien piensa que se puede emular a las tres derechas y multiplicar el voto con tres candidaturas distintas. Se basan en el millón de votos perdido el 26-J, que explican por los votantes de IU que odiaban a Podemos y viceversa. Además en Podemos influyen los ecos de Madrid y la polarización entre el errejonismo-carmenismo de Más Madrid y la alianza más izquierdista de Podemos, IU y Anticapis. El 26 de mayo podremos comparar si se ganaron o perdieron votantes del «espacio» comparando resultados municipales y europeos.

1 Comentario

  1. Creo que es un análisis bastante certero respecto a lo sucedido. Para completar el panorama, yo añadiría un par de detalles. Uno; con el voto dividido, es imposible aspirar a revalidar la alcaldía, o sea, a disputar el poder, que fue la gran novedad que aportó el espacio Podemos/confluencias en 2014-15 respecto a la trayectoria anterior de la izquierda. O sea, vuelta a las casilla de salida de 2013 o de 1986. Dos; en el artículo no se concreta ninguna diferencia programática entre Podemos y ZeC, porque apenas las hay, y las pocas que pueda haber apenas han sido relevantes en todo este desencuentro. De hecho, si se consuma la división, la elaboración de los programas va a consistir en coger básicamente lo mismo y cada uno venderlo de una manera, destacando esto acá y aquello allá. O sea, una ruptura injustificable ante la inmensa mayoría del electorado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here