Inicio Economía ZeC terminará la legislatura con el endeudamiento más bajo en 30 años

ZeC terminará la legislatura con el endeudamiento más bajo en 30 años

De cumplirse las previsiones del borrador de presupuestos, Zaragoza bajaría del 90% del nivel de endeudamiento por primera vez desde 1989.

El descenso de la deuda en más de 140 millones de euros en esta legislatura contrasta con los más de 100 que la subió Rudi o los más de 380 de los distintos gobiernos de Belloch.

0
El equipo económico del Ayuntamiento de Zaragoza con el Consejero Fernando Rivarés al frente. Fotografía: Ayuntamiento de Zaragoza.

El Gobierno de Zaragoza en Común terminará la legislatura con unas cifras de nivel de endeudamiento inéditas desde 1989 de cumplirse las previsiones que el Área de Economía que dirige Fernando Rivarés ha presentado para el año 2019.

De alcanzarse dichas previsiones, la deuda del ayuntamiento descenderá hasta los 649 millones, algo no visto desde 2007; y con un nivel de endeudamiento en el 89,7%, 4 puntos inferior con el que terminará este ejercicio (93,57%) y 31 puntos menos que al inicio del mandato. Ese dato supondría bajar del 90% por primera vez desde 1989 cuando se situó en el 77%.

Evolución del nivel de endeudamiento en el Ayuntamiento de Zaragoza entre 1989 y 2019.
Fruteria online

El nivel de endeudamiento determina cuantas veces habría que usar los ingresos corrientes para devolver las deudas a largo plazo si solamente se usaran para ello. Cuanto mayor sea este ratio, mayor es el endeudamiento sobre la capacidad de obtener ingresos por parte de la administración pública y más años se tardará en devolver.

Triviño y los años de la vorágine y derroche inversor.

30 años han dado para mucho en el Ayuntamiento de Zaragoza, para ver épocas de derroche y despilfarro, épocas de graves crisis económicas y épocas de mayor sensatez en el manejo de los dineros municipales. Y también se han creado mitos y bulos en sobre el endeudamiento y la gestión económica.

En 1987, Antonio González Triviño gana sus primeras elecciones municipales tras haber sucedido el año anterior en el cargo al fallecido Sainz de Varanda. En ese momento la deuda municipal es ligeramente superior a los 12.000 millones de pesetas (algo más de 73 millones de euros) y el índice de endeudamiento está en tan sólo el 56,66%. A partir de entonces comienzan los años de enormes inversiones en infraestructuras y equipamientos que le dieron suculentos réditos electorales y le permitieron revalidar su triunfo en 1991. En 1989, la deuda es ya de un 77% (120 millones de euros) y al año siguiente ronda por primera vez el 100% (165 millones de euros y un 96’75%).

Son los años de la reforma de la plaza del Pilar y la de la Seo (1990-91), la construcción del Auditorio de Zaragoza (1992-1994) o de la depuradora de la Cartuja (1990-1993). Son los años también de proyectos multimillonarios, con elevados desfases económicos y procesos de contratación muy oscuros cuando no acabaron en los tribunales. Cabe recordar como el auditorio costó 7.600 millones de pesetas de la época (unos 40 millones de euros) o como la depuradora de La Cartuja se disparó por encima de los 22.000 (135 millones de euros que se estuvieron pagando en 20 años). Eran los años de la “cultura del pelotazo” en España.

La deuda alcanza su momento más alto en 1992, coincidiendo con los fastos de las Olimpiadas de Barcelona, que también implicó inversión de la ciudad al ser subsede, y la Expo de Sevilla. En ese momento se disparó hasta el 124,44% y los 287 millones de euros.

El comienzo de la crisis económica de 1993, y que se extendió hasta 1995, significó también la progresiva decadencia de la figura de Triviño. Era la época en la que el alcalde presumía de Patek Phillipe, Rolex y otros relojes de lujo, se descorchaban Vega Sicilia del 65 o se degustaban almejas de Carril. También fue el momento en que se gobernaba con un tránsfuga del PP, José Luis de Torres, que al poco tiempo fue condenado por prevaricación por contratar una obra a un constructor amigo suyo. La deuda se estabilizaba en porcentaje sin bajar del 110% en ningún año, pero incrementándose la cuantía hasta alcanzar los 325 millones de euros (111%) en 1995 cuando el PSOE pierde 9 de los 15 concejales y Luisa Fernanda Rudi se convierte en la primera alcaldesa de la ciudad.

Evolución de la deuda durante el mandato de Antonio González Triviño. 1989 – 1995

El mito del descenso de la deuda de Rudi.

Rudi ha pasado al imaginario colectivo zaragozana por haber reducido la deuda del Ayuntamiento y haber ordenado las cuentas (y por los maceteros). Sin embargo, las cifras desmienten tal afirmación.

La primera legislatura del PP en el ayuntamiento trajo un crecimiento de la deuda en más de 100 millones, llegando a los 432 millones de euros en el año 1999 y superando el 120% de nivel de endeudamiento en los años 97,98 y 99 con un pico del 127% en 1998. Esos niveles de deuda no van acompañados de grandes proyectos de inversión y se cuentan con los dedos de la mano los nuevos equipamientos como el Centro de Historias o el Centro Cívico de la Almozara.

Tras su reelección de 1999, Rudi tarda poco más de un año en hacer las maletas a Madrid rumbo a la presidencia del Congreso y es sustituida por Pepe Atarés. En esta segunda legislatura de los populares, la deuda se contiene y en 4 años se reduce únicamente en 8 millones de euros (alcanzando el 97,4%) en un periodo caracterizado por la gran obra de la reforma del Paso de la Independencia.

Evolución de la deuda durante los gobierno de Luisa Fernanda Rudi y José Atarés 1995 – 2003

De la estabilidad presupuestaria de Lafuente al endeudamiento para la Expo.

El primer gobierno de Juan Alberto Belloch tuvo al frente de las cuentas públicas al catedrático Alberto Lafuente, un defensor acérrimo del principio de estabilidad presupuestaria y del rigor en las cuentas, que marcó su impronta en los dos años en los que obstentó el cargo. Es en 2005 cuando el endeudamiento se sitúa en el 90,57%, 7 puntos menos que lo que el PP había dejado.

Con el aragonesista Antonio Gaspar en urbanismo, se lleva a cabo un importante plan de equipamientos, incluída la reforma del Seminario para convertirlo en sede administrativa, se impulsó la implantación del tranvía o se construyó el Pabellón deportivo Siglo XXI. También, con motivo de los preparativos de la Expo 2008, la deuda, ya con Paco Catalá como Consejero de Economía, comienza a subir progresivamente alcanzando los 688 millones en 2008. Esa cifra supone un incremento de 268 millones en sólo 6 años, si bien, debido a los grandes ingresos que llegan en los años de la burbuja provenientes de la construcción, el nivel de endeudamiento únicamente llega hasta el 106%.

La crisis económica y las “trampas” de Gimeno.

La gestión en los siguientes años de gobiernos socialistas, ya metidos de lleno en la crisis económica, nos depara los 3 peores de la serie histórica. Entre 2011 y 2013 se alcanza el 128,73%, el 144,81% y el 135,24% de nivel de endeudamiento y la deuda a largo plazo alcanza su cumbre en 2012 con 930 millones de euros, ya con Fernando Gimeno a los mandos de las finanzas muncipales tras las elecciones de 2011.

Infradotación de partidas, estrategia de “patada hacia delante” recurriendo sentencias contrarias al ayuntamiento y un uso de los servicios municipales como forma de financiación encubierta en un periodo de limitación de los ingresos corrientes, hacen que, aunque la deuda bancaria a largo plazo esté disparada, no suba aún más ya que no se contabilizan 100 millones en sentencias judiciales o 64 de infradotación de las grandes contratas de limpieza o transporte. También es el momento de la refinanciación de más de 300 millones de deuda de Zaragoza Alta Velocidad, donde el Ayuntamiento participa al 25% y donde Gimeno consigue un periodo de carencia de 3 años para no pagar ni un céntimo de la misma hasta que no acabe la legislatura. En los dos últimos años de gobierno socialista, sometido el ayuntamiento a un severo plan de ajuste, la deuda se rebaja hasta el 120,99% y los 814 millones con los que Zaragoza en Común asume el gobierno de la ciudad.

Evolución de la deuda durante los gobierno de Juan Alberto Belloch. 2003 – 2015.

Salida del plan de ajuste 5 años antes de lo previsto y la menor deuda en 30 años.

Las dudas que la izquierda alternativa de Zaragoza en Común despertaba a la hora de afrontar una muy difícil situación de las arcas municipales y con la asfixia financiera de la llamada “Ley Montoro”, han resultado, a tenor de los resultados obtenidos, completamente infundadas.

El equipo dirigido por Rivarés y la Directora General de Economía Ana Sanromán ha puesto cabeza a la maltrecha economía local para poder remontar el vuelo, ya que, como dijo el alcalde Santisteve en el pasado debate del estado de la ciudad, “el saneamiento de las cuentas públicas era una de las necesidades más imperiosas para aplicar políticas sociales y proyectos de sostenibilidad”. En los 3 años y medio de gobierno de los comunes, la deuda se ha reducido en más de 140 millones de euros, se han pagado otros 100 en sentencias judiciales firmes de legislaturas anteriores, se ha saldadao la deuda de 64,5 millones con las grandes contratas y se ha reducido el pago medio a proveedores más de treinta días.

Gracias a ello, y con los votos de PSOE, CHA y Ciudadanos, se pudo salir del plan de ajuste cinco años antes de lo previsto, lo que permitió en este 2018 acceder a financiación en los mercados por primera vez desde 2013.

Esto ha sido posible sin subir los impuestos, congelando las tasas durante 4 años y aumentando la inversión en derechos sociales al reducirse drásticamente la inversión en la primera parte de la legislatura y ayudados por una ligera recuperación económica y un superávit provocado por no haber ejecutado la totalidad de los proyectos de inversión.

A final de este ejercicio, la deuda será ya inferior a la existente en 2008: 674 millones que supone un 93,57%. Con el borrador presupuestario presentado el pasado lunes y pese a la captación de 32 millones destinados a inversión, el hecho de amortizar 57,3 millones conseguirá situar por primera vez en 30 años el ratio de endeudamiento por debajo del 90%, concretamente en el 89,70% en relación a los ingresos corrientes previstos.

Evolución de la deuda durante el gobierno de Pedro Santisteve 2015 – 2019.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here