Inicio Opinión Víctimas y víctimas

Víctimas y víctimas

0

En el periodo de manifestaciones anterior los antidisturbios solían añadir a sus denuncias lesiones que sufrían a manos de los manifestantes, como por ejemplo, lesiones en la muñeca. De tanto dar golpes, sería. Seguro que también habría alguna lesión de nudillo por ataque de dientes. Esto provenía de señores como armarios, armados y blindados como Robocop.

En tiempos pasados, la violencia era una forma de expresión política más o menos frecuente y admitida, según qué intensidad. En Francia sigue siendo así (los chalecos amarillos), en España no. Esta especificidad española nuestra es de hace bien poco y tiene su origen en el periodo de los noventa del conflicto vasco y sobre todo, en el consenso mediático para deslegitimar la violencia callejera de la «kale borroka. Desde entonces, ninguna violencia, en ninguna intensidad, fue aceptada por el consenso mediático. Las manifestaciones de estudiantes, las movilizaciones de astilleros y mineros, las huelgas… ya no podían contener ninguna dosis de agresividad. Al final ya había condenas por lanzar huevos o tartas. Sólo había una violencia aceptable, la ejercida por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Fruteria online

Pero de esta condena de toda violencia -excepto de la del estado- aprendimos otra cosa: la eficacia de la victimización. En una sociedad mediatizada en la que todo se basa en «ganar el relato» de lo sucedido, imponer el relato de la víctima parece lo más eficaz. Por eso todos son víctimas y por eso algunos intentan arrebatarles el estatus de víctima a los demás. Por ejemplo, los que presentan a los hombres como víctimas (de las leyes de género, de las feminazis, etc) y le niegan a las mujeres esa condición, cuando son las mujeres las que son asesinadas a manos de hombres en un 90%.

Se lanzan huevos contra sus propias ventanas para decir que han sido las feministas, o crean montajes para acusar a las feministas de otras agresiones. Ya lo han intentado otras veces y lo seguirán haciendo. No deja de sorprender que aquellos que reivindican la virilidad, la hombría y los Tercios de Flandes usen tretas de victimización propias de cobardes frente a una masa de esas mujeres que tanto desprecian.
Tampoco podemos olvidar cuando todos asistimos a la visión de unos policías y guardias civiles cantando «a por ellos, oe» en su camino a Cataluña para después hacer declaraciones lastimeras de que los vecinos de Calella «iban a por ellos». Recordemos: los vecinos en su protesta rodearon el hotel donde se alojaban las fuerzas y cuerpos, mientras estos, después de repartir estopa durante las votaciones, se dedicaron a salir de paisano por el pueblo a darles a los paisanos con porras extensibles. Sin embargo, las noticias y las mociones parlamentarias de apoyo a las FCSE frente al acoso de los catalanes generaron el relato de la víctima en los que usaban la violencia (legítima, claro).  No entiendo lo de la pose viril y agresiva y a la vez ir llorando por las esquinas porque te gritan unas chicas o unos vecinos te dedican cánticos o te insultan.

Otros muy buenos en lo de buscar su victimización son Ciudadanos. Que si el castellano está perseguido, que si ellos son agredidos… Van a lugares mayoritariamente independentistas a provocar que les griten, se graban y gritán  «me oprimen». PP, Cs y Vox cogidos de la mano fueron a Altsasua a provocar y a victimizarse un poco pero no consiguieron que les agredieran, de modo que hubo que inventar que se arrojaron piedras al coche de Rivera.

Hoy todos buscan la posición de la víctima. Pedro Sánchez, víctima de los independentistas y la derecha, no le queda más remedio que convocar elecciones, igual que hace uno años fue víctima de Podemos y no pudo ser presidente con Albert Rivera. Los independentistas son víctimas del estado porque tienen gente en la cárcel, como si intentar la secesión de un estado saliera gratis. ¿Que esa prisión preventiva y los cargos de rebelión no son propios de una democracia? ¿Que España es un país poco democrático? Pues claro, ¿No os queríais ir de España por eso? Podemos es víctima de las cloacas del estado y de los medios, cosa cierta, aunque ayudaría no darles material todos los días. Ciudadanos es víctima de los indepes, Vox de las mujeres, el PP no quiere que olvidemos nunca que eran víctimas de ETA, lo cual me parece bien. Lo que no me parece tan bien es que Casado y el PP digan que reconocer las víctimas del genocidio franquista hasta 1975 reabre heridas y es mejor olvidar.

Porque eso sí que lo tienen en común. El victimario se relata a sí mismo como víctima y le niega esa condición a la víctima real. Hace falta un cinismo tan grande sólo explicable por la época histórica que vivimos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here