Inicio Aragón Veinte familias se quedan sin techo cada semana mientras el precio de...

Veinte familias se quedan sin techo cada semana mientras el precio de la vivienda sigue subiendo

Aragón va camino de batir su récord de desahucios por impago de alquileres, mientras la ejecución de hipotecas cae a los niveles más bajos desde la crisis

0
Imágen de archivo de un desahucio en 2014

Una veintena de familias se queda sin techo cada semana en Aragón, donde el precio de la vivienda continúa disparado, con un aumento de más del 12% en apenas cinco años, y donde el alquiler lleva el mismo tiempo prácticamente congelado tras alcanzar precios de récord con el inicio de la recuperación económica.

De hecho, el impago de las rentas de arriendo de las casas sigue siendo el principal motivo de lanzamiento de los ocupantes de una vivienda en la comunidad. Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) indican que en los primeros nueve meses de este año se vieron en esa situación 584 familias, una media de quince por semana, que fueron objeto de lanzamiento de las casas por orden judicial.

Mailrelay, email marketing

La intensidad del problema sitúa a la comunidad camino de batir su propia marca de desahucios, situada en los 814 de 2015 tras varios años de aumento constante a partir del comienzo de esta década. Los dos últimos años, en 2016 y 2017, el ritmo había descendido ligeramente, con 791 y 762 lanzamientos ejecutados, antes del repunte registrado en los primeros nueve meses de este.

El incremento de los desahucios por impago del alquiler coincidió con un notable descenso de las ejecuciones hipotecarias por impago de las cuotas de los préstamos, que ahora se encuentran en el nivel más bajo desde el inicio de la crisis en la comunidad autónoma: 286 en los primeros tres trimestres de 2018 frente a las 529 de todo el ejercicio anterior, las casi mil (924) de 2016 y las 1.287 y las 1.487 de los dos primeros años de ‘brotes verdes’.

Familias en la calle

Sin embargo, la reducción de las demandas no se está reflejando de una manera inmediata en un descenso de los lanzamientos como consecuencia de la tramitación judicial. Los tribunales de la comunidad ejecutaron 342 entre enero y noviembre, una cifra netamente superior a la de demandas registradas que, no obstante, sí parece confirmar la tendencia a la baja que comenzó a registrarse en los dos últimos años, con 681 y 659 desalojos derivados del impago de créditos en 2016 y 2017 tras los 785 de 2015.

La actividad judicial ha revelado un cambio en el perfil de los morosos: su grueso ya no lo integran las familias y los particulares como ocurrió en los primeros años de la crisis, sino las empresas, que son las destinatarias de en torno al 60% de las demandas que presentan los bancos.

Esa proporción añade el desalojo de entre cuatro y cinco familias por ejecución de la hipoteca a las quince que se quedan sin techo como consecuencia de un desahucio por no pagar el arriendo, un volumen de afectados que deja pocas dudas sobre que, pese a la mejora de las magnitudes macroeconómicas y a alcanzar el PIB niveles de récord histórico, Aragón sigue presentando graves problemas de acceso a la vivienda.

Precios al alza

Uno de ellos está relacionado con el precio, que, según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), ha aumentado más de un 12% desde principios de 2014  (tras perder un 56% en los siete años anteriores), con un repunte algo más acusado en la vivienda nueva que en la usada.

Pese a ese encarecimiento, el negocio de las hipotecas para la adquisición de viviendas sigue animándose en la comunidad, con 6.967 operaciones por 670,8 millones cerradas entre enero y septiembre, un ritmo de contratación superior al registrado en los seis años anteriores, en los que los mayores registros se anotaron en 2012 (8.460 préstamos por 844,1 millones) y 2017 (8.499 por 846,3).

Eso, cuando se trata de adquirir una casa. En el alquiler, y también según los registros del INE, los precios siguieron relajándose hasta finales de 2015 para encadenar en los dos años siguientes una constante tendencia alcista que ya suma casi dos puntos. Y que llega cuando el mercado es capaz de ofrecer un piso de veinte metros en una segunda planta en El Gancho por 290 euros mensuales y de pedir 315 por un cuarto en Torrero  o 350 por un tercero en La Jota; en todos los casos, sin ascensor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here