Inicio Aragón PSOE, CHA y PP impiden que los circos dejen de explotar animales...

PSOE, CHA y PP impiden que los circos dejen de explotar animales en Aragón

Los tres partidos tumban las enmiendas de Ciudadanos y del Par a la Ley de Bienestar Animal, apoyadas por Podemos, para abolir la utilización de cualquier especie en los espectáculos circenses en el territorio de la comunidad, mientras mantienen el uso de los domésticos

0
Escenas como esta podrán seguir viéndose en los espectáculos circenses en Aragón tras la reforma de la Ley de Bienestar Animal.

Los circos podrán seguir explotando animales en Aragón después de que las Cortes hayan aprobado el proyecto de reforma de la Ley de Bienestar Animal promovido por la DGA, que mantiene la autorización para el empleo de los domesticados y que veta únicamente la utilización de los silvestres que no forman parte de la fauna española, como adelantó Cierzo Digital.

Finalmente, la izquierda aragonesa votó dividida en este asunto, lo cual, junto con el apoyo indirecto a los postulados del Gobierno autonómico del PP, que reclamaba mantener los silvestres y rechazaba prohibir por completo el uso de cualquier especie, impidió que prosperaran las enmiendas de Ciudadanos y del Par que abogaban por esa segunda tesis.

Mailrelay, email marketing

Podemos apoyó finalmente las propuestas de C’s y del Par. “Aragón va a ser la séptima comunidad libre de animales salvajes en los circos”, dijo el secretario general de Podemos, Nacho Escartín, que añadió que “nos sumamos a las más de 300 ciudades” españolas que han prohibido la exhibición de animales salvajes en los espectáculos circenses.

La izquierda vota dividida

“Esta ley no va contra nadie. Va a favor del bienestar de los animales”, indicó, antes de matizar que, pese a apoyar las propuestas de Ciudadanos y el Partido Aragonés, hay que tener en cuenta que “los animales domésticos son diferentes de los salvajes”.

Por su parte, Herminio Sancho, del PSOE, sostuvo a pesar del veto incompleto que “velamos por el bienestar de los animales. Es una ley que permite que los circos puedan funcionar desde la legalidad”.

“Nunca es tarde si la dicha es buena”, anotó el diputado socialista en respuesta a la intervención de Escartín, que había criticado la lentitud del Gobierno en emprender la reforma.

Carmen Martínez, de Chunta Aragonesista, que coincidió en los votos con el PSOE, argumentó que “los animales necesitan de su bienestar” y que “la ley debe tener el marco normativo para garantizar ese bienestar”.

Cuando el centro-derecha defiende el animalismo

Los diputados María Herrero y Ramiro Domínguez, del Par y de C’s, respectivamente, defendieron en el pleno las posiciones animalistas de sus grupos, que no llegaron a prosperar por la sintonía del PP con el Gobierno en este tema.

Herrero recordó, tal y como había informado el Comité consultivo de Protección y Bienestar Animal de Aragón durante la tramitación del anteproyecto de la reforma, que “los animales domésticos sufren” como los salvajes por la vida circense de reclusión y traslados y por el estrés de las actuaciones, y que esas condiciones “les pueden dañar física y psíquicamente”.

“No es verdad que los expertos no vayan en ese sentido”, anotó, en referencia a las palabras del consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, que había diferenciado entre domésticos y silvestres pese a admitir que las especies “son obligadas a realizar comportamientos antinaturales” en las funciones.

Domínguez, por su parte, calificó la reforma de “avance”, pero añadió que “se ha quedado corta”. “Los animales deberían salir de los circos”, dijo,

Coincidió con Herrero, que calificó la iniciativa del ejecutivo de “avance” pero a la que, en su opinión le ha faltado “un poco más”.

El PP y los toros

El diputado del PP Ramón Celma dejó claro que el apoyo de su grupo a las tesis del Gobierno autonómico era coyuntural. De hecho, la sintonía estaba únicamente en el rechazo a ampliar el veto, ya que los conservadores eran partidarios de mantener a los animales silvestres en los circos siempre que cumplieran los requisitos sanitarios, documentales y de bienestar.

Celma calificó de “escenificación artificial” la reforma, a la que atribuyó una intención oculta: “la realidad es que ustedes evitan decir claramente que su objetivo es prohibir la tauromaquia”, algo que pronosticó para “más adelante”.

“El PSOE es leal y defiende siempre a los obreros, a los españoles y a España”, le respondió Sancho, del PSOE, mientras Escartín le instaba a “no eludir debates que van a venir”.

“Si nos ponemos en la piel de los animales y no de las personas estaremos siendo inhumanos e hipócritas”, les replicó Celma.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here