Inicio España “Hay una deriva hacia la derecha de la que forma parte el...

“Hay una deriva hacia la derecha de la que forma parte el PSOE”

Entrevista a Juan Carlos Monedero

0
Juan Carlos Monedero, en Zaragoza
Juan Carlos Monedero, en Zaragoza

Juan Carlos Monedero, politólogo y uno de los fundadores de Podemos, analiza con Cierzo Digital la situación política del país. En una sosegada charla, como siempre, habla sin pelos en la lengua. Genio y figura.

Hay más trasiego del habitual en Zaragoza Activa. Unidas Podemos ha celebrado su acto de fin de campaña electoral en este espacio público de trabajo, emprendimiento y colaboración. Cientos de personas abarrotan el lugar, que se queda pequeño. Juan Carlos Monedero rezuma energía y, en un estilo que recuerda a los primeros compases de Podemos, realiza un discurso que rezuma sonrisas, puños en alto y gritos de ‘sí se puede’. Al acabar, cual estrella del rock, firma autógrafos y se hace decenas de fotos. Pero, rápidamente, serena la mente para mantener una sosegada y profunda charla con Cierzo Digital.

Mailrelay, email marketing

Cuartas elecciones en 4 años. ¿Qué está pasando en este país?

Que las élites no han podido controlar emergencia de Podemos. Han intentado que desaparezcamos como fuerza política pero no han sido capaces. Hemos quebrado el marco pensado para un modelo bipartidista imperfecto, con un grupo catalán y uno vasco controlados. Y cuando no tienen posibilidad de frenarnos de otra manera, van a otras elecciones contando con que van a ser capaces de conseguir un resultado que se parezca a lo que desean.

Y no les ha salido mal del todo, porque en estas elecciones está mucho más cerca un Gobierno escorado a la derecha. Sánchez renunció a gobernar con Unidas Podemos y es bastante probable que, después de las elecciones, decida gobernar con el Partido Popular.

¿De quién cree que ha recibido presiones Pedro Sánchez para no formar gobierno con Unidas Podemos?

No hay que elucubrar, porque las hemos leído. Ana Patricia Botín, el jefe de la patronal, el Círculo de Empresarios… se han expresado de manera clara diciendo que preferían nuevas elecciones a un Gobierno del PSOE con Unidas Podemos. En agosto Pedro Sánchez renunció a reunirse con Unidas Podemos para discutir el programa pero se reunió con la patronal y le dijo que no iba a haber un Gobierno con Unidas Podemos.

A la patronal le pareció genial, porque no quieren derogar la reforma laboral del PP, ni la del PSOE. Están a favor de acabar con la indemnización por el despido improcedente -que es lo que significa la mochila austríaca-, no quieren la subida salarial que hemos planteado de 1.200 euros… Todas esas cosas son las que en América Latina hacen que las élites den golpes de Estado. Aquí fuerzan la ley para que haya unas nuevas elecciones.

«Hace 5 años el problema era el PSOE. Y apareció Pedro Sánchez, un hombre vacío intelectualmente».

Hablemos un poco de propuestas electorales. El PSOE propone la mochila austríaca, no va a derogar la reforma laboral del PP, no va a subir el salario mínimo a 1.200 euros tal como prometió, estudiará recortar el gasto sanitario… ¿se le puede seguir considerando un partido de izquierdas?

Hace 5 años el problema era el PSOE. Y apareció Pedro Sánchez, un hombre vacío intelectualmente. Acertó quien le dijo que hiciera un discurso de Podemos y consiguió engañar a las bases del PSOE y a muchos votantes. Ese señor hueco ha renunciado a ese papel que representó en 2015 o 2016. Ahora se aproxima a posiciones de derecha no solamente en lo económico, sino también en otros ámbitos.

Por ejemplo, quiere hacer una reforma legal para permitir que sin orden judicial puedan cerrarse páginas web. Es decir, que no solo no ha derogado la Ley Mordaza, que era un acuerdo que tenía con Unidas Podemos, sino que encima quiere hacer una Ley Mordaza digital.

Pedro Sánchez es una Susana Díaz empeorada. Susana Díaz tenía una estructura de partido que aún le hacía algo de contrapeso. Pero ahora el PSOE es un desierto: nadie le protesta ni le cuestiona, no hay órganos de deliberación internos… castiga cualquier tipo de disidencia.

Las bases y los votantes del PSOE son de izquierdas, pero… ¿están votando, realmente, a un partido de derechas?

La gente está convencida de que vota a un partido de izquierdas. El PSOE, en el imaginario de España, es que despliega las libertades tras la muerte de Franco. El progresismo de España, en los momentos importantes, se ha inclinado hacia el PSOE. Y esto está motivado por 40 años de dictadura y otros 40 de convalecencia. Un votante o militante socialista con un mínimo de consciencia creo que no puede votar a Pedro Sánchez sin bochorno y sin traicionar los principios socialistas.

Viene otra crisis financiera. ¿Qué habría que hacer para atajarla?

Tenemos que pensar en términos europeos. El poder de los fondos de inversión, las agencias de rating, o del Banco Central Europeo que solo trabaja a mayor gloria de Alemania… hay que revertirlo. Le va a tocar a España liderar una alianza de los países del Sur, con Portugal, Grecia, Italia e incluso Francia, para frenar esta deriva neoliberal que lo único que consigue es incrementar el apoyo a la extrema derecha. Europa es esencial en cualquier reflexión profunda. Y hay que competir conjuntamente contra China, EE.UU., etc. Es imposible hacerlo individualmente.

Los recortes desesperan a mucha gente, que terminan por ser débiles y son oído musical para la extrema derecha. Y vota a la extrema derecha porque le dan algún tipo de explicación de la quiebra del proyecto de vida que se habían imaginado: odiar a alguien, echarle la culpa a otros…

Hay que romper con ese 7% de diferencia de presión fiscal que en España la pagan las clases medias y los sectores populares. Hay que incrementar los impuestos que paguen las grandes empresas, impedir el fraude fiscal, y liberar a los autónomos que no lleguen al salario mínimo. Es absurdo que los autónomos paguen 300 euros de cuota mensual si no ingresan ni siquiera el salario mínimo. El sistema fiscal español es una especie de Robin Hood al revés: roban a los pobres para dárselo a los ricos que, después, no pagan impuestos.

Y luego hay que activar la economía, en una condición anticíclica keynesiana. Hay que poner dinero en el mercado para que las empresas contraten y se reactive el consumo.

Monedero, haciéndose fotos con simpatizantes de Unidas Podemos.
Monedero, haciéndose fotos con simpatizantes de Unidas Podemos.
«El PSOE está construyendo una izquierda acobardada»

¿Qué le hace falta a este país para acabar de reaccionar y acabar de romper el bipartidismo?

Cuando José Bono invita a desfilar un 12 de octubre a un tipo de la División Azul y a un republicano que entró a liberar París con Leclerc, el PSOE está construyendo una izquierda acobardada. Una izquierda asustada que, de alguna manera, sigue teniendo el peso del miedo de la represión franquista y la falta de reconocimiento.

Un país con 115.000 fusilados en sus cunetas, con una monarquía recuperada por Franco, un país que llega muy tarde al Estado social y que sigue teniendo demasiadas desigualdades, con unos medios de comunicación herederos de la cultura política del franquismo… ¿de dónde va a sacar las herramientas para cambiar esto?

Todo lo más emancipador de la Transición fue pisoteado por el golpe de Estado de 1981. Y lo más emancipador que trajo el 15M lo intentaron silenciar con las cloacas y la policía política que intentar encarcelar y desprestigiar a Unidas Podemos. Si uno mira el comportamiento de los medios de comunicación en España nos encontramos con que Televisión Española, Antena 3 o La Sexta han informado de sondeos electorales donde metían a VOX y partidos de reciente creación y no a Unidas Podemos.

Pese a todo hay casi 4 millones de personas que no se han creído esas mentiras. Hay que necesitar coraje para eso, porque ha sido un bombardeo constante en las comidas familiares, el trabajo… En cualquier lugar se difundían escándalos falsos de financiación ilegal, malversación de fondos e incluso algo que no es ilegal, como fue la compra de una vivienda, está más estirado que los casos de corrupción del Partido Popular.

Los medios de comunicación, en España, están aliados con el capital y con el poder político. Antena 3 y La Sexta, por ejemplo, pertenecen al Grupo Planeta… el mismo que ha publicado el libro de Pedro Sánchez ‘Manual de Resistencia’. No tiene el más mínimo pudor, igual que cuando dijo que el Gobierno controlaba a los fiscales. Sánchez es mucho más bruto que la derecha que, como ha gobernado más tiempo, es más sofisticada ocultando sus herramientas de poder. Pero él no tiene en la cabeza gran cosa y, de vez en cuando, tiene este tipo de comportamientos que demuestran que aquello que dijo Franco de que todo iba a quedar atado y bien atado tenía cierta lógica.

¿Cómo se resuelve el problema catalán? Ni siquiera la propuesta del referéndum pactado, como plantea Unidas Podemos, parece contentar a los partidos independentistas catalanes.

La intensidad nacionalista sube y baja. ¿Dónde está ahora el nacionalismo en Galicia? ¿Y en el País Vasco, en comparación con los años de ETA? Hoy tenemos un furor nacionalista muy fuerte en Cataluña y en el españolismo más rancio. Esos dos furores bajarán. Pero los consensos territoriales de la Transición ya no funcionan y hay unas nuevas generaciones que están reclamando unos nuevos consensos. Y eso solo puede solventarse dialogando.

Si no dialogamos nos lo va a solventar Europa. Y cada vez que los problemas internos de España los han solventado potencias extranjeras nos han perjudicado. Pasó en 1813, en 1898 y en 1936. Las potencias extranjeras siempre han buscado sacar algo que no beneficiase al conjunto de España.

En Cataluña parece evidente que habrá que votar. Y cuando el conjunto de España asuma que hay que votar, bajará ese furor nacionalista. El Estatut de Catalunya no le interesó ni a la mitad de los catalanes y lo votaron. Pero el Partido Popular comenzó a usar el tema catalán como principal motivo electoral, llevaron el Estatut al Constitucional y ahí prendió fuego todo e hicieron que se interesase la gente a la que no le interesaba.

En definitiva, lo que hay que hacer es bajar el suflé. Esquerra Republicana ya está reflexionando y se está dando cuenta de que la aventura independentista no puede ir a ningún lado, de que es un callejón sin salida. Y ahora hace falta que, en el resto de España, entre la sensatez.

Pero Pedro Sánchez no entiende España, y ha sido rehén de las exigencias de la derecha, y va a serlo aún más. Cada vez que en España hemos recuperado la democracia ha emergido la plurinacionalidad, y ha sido la extrema derecha la que la ha pisoteado. Ocurrió en 1873 con la I República aplastada por Cánovas, en 1936 con la España Federal de la II República aplastada por el golpe de Estado de Franco y durante la Transición, con ese reconocimiento de nacionalidades aplastada por el golpe de Estado del 23-F. Ahora la plurinacionalidad vuelve a renacer, ¿vamos a dejar que la aplaste otra vez la extrema derecha, cuando sabemos de que eso no lo solventa? No, hay que buscar otras soluciones.

«Claro que hay presos políticos»

¿En España hay presos políticos? No hablo solamente de los presos del ‘procés’, si no también del caso de Alsasua, de Alfon…

Claro que hay presos políticos. Por dos razones. Primero porque hay presos por plantear reformas políticas en España. Y esto lo dice la sentencia del ‘procés’, que reconoce que los presos catalanes querían cambiar la estructura del Estado. Y eso es hacer política. Están presos por una cuestión política y, por lo tanto, son presos políticos.

Y la segunda razón es que, en esta demonización de la sociedad civil, en todos los ámbitos se ha encarcelado a gente por motivos políticos. En España hemos encarcelado a raperos, titiriteros, a la gente de Alsasua acusándoles de terrorismo cuando se trataba de una pelea de bar, a gente por hacer huelgas generales o manifestarse en la calle, etc. Hay una deriva hacia la derecha de la que forma parte el PSOE. Todo conspira para que nadie se mueva y para que, el que lo hace, pueda estar acusado de terrorismo.

Monedero, en Zaragoza.
Monedero, en Zaragoza.

Estamos avanzando hacia lo que el sociólogo portugués Boaventura De Sousa Santos denomina el fascismo social: sociedades formalmente democráticas pero comportamientos que se parecen mucho a los de la década de 1930. Eso sí, sin campos de concentración o cámaras de gas. Pero por ejemplo cuando van 3 furgones de Policía a desahuciar a una familia sin alternativa habitacional, se crea una exclusión social que no es propia de la democracia.

No podemos obviar la irrupción de Más País. Carmena pide el voto para Errejón, Santisteve y Zaragoza en Común no lo hacen por Unidas Podemos… ¿Confiar en personas y estructuras que actuaron al margen, e incluso con desprecio por Podemos fue un error que ha impedido que la organización se asiente en las grandes ciudades?

Podemos es una organización muy joven. Compárala con el PSOE (fundado en 1879), el PP (creado en 1977 como Alianza Popular) o incluso Ciudadanos (creado en 2006). En 5 años, con la cantidad de elecciones que ha habido, sin pedir dinero a los bancos… la gran desatendida de Podemos ha sido la organización. Y han pasado cosas que hay que revisar.

Para mí el 11 de noviembre es importantísimo, porque hay que empezar una nueva etapa de Podemos donde lo territorial sea muy importante. Hay que revisar los liderazgos territoriales, cuál es el compromiso real de la gente en esta ciudad en política, etc. Todo eso está pendiente.

Las elecciones del 10 de noviembre ya están aquí. ¿Qué le diría a un trabajador que todavía no ha decidido su voto, que incluso aún no ha decidido si va a votar, para que tome una decisión?

La derecha se va a movilizar y va a ir a votar. Ya vimos lo que ocurrió en Andalucía: la gente se quedó en casa y está gobernando el trifachito, haciendo barbaridades. Facilitadas, eso sí, por los gobiernos de Susana Díaz y el PSOE. Si Unidas Podemos hubiera tenido muchos más votos hubiera podido formar Gobierno con el PSOE y se hubieran revertido las barbaridades que había hecho Susana Díaz a la vez que se frenaba a las tres derechas.

Si la gente se abstiene, le van a hacer la política o bien las derechas o bien el PP en connivencia con el PSOE. Y entonces olvídate de políticas de empleo, de derogar la reforma laboral, de que no te despidan por la cara, de reducir el desempleo, de que se actualicen las pensiones por ley, de que haya escuelas infantiles… Olvídate de muchas cosas que cuestan dinero y que hay que decirle a los ricos que aporten ese dinero.

Todo eso no lo va a hacer la derecha y tampoco lo va a hacer el PSOE si gobierna con la abstención del PP. La gente golpeada, que suele ser la que se queda en casa sin votar, al final se convierte en su propio verdugo y eso es triste. Hay que decirles: no dejes que te engañen, no dejes que te resignen, porque es lo que quieren. Te quieren resignado para robarte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here