Inicio Opinión Más influencers, más Marx & Engels

Más influencers, más Marx & Engels

0

Los youtubers e influencers tienen que formar parte de la batalla cultural y estrategia comunicativa en la izquierda. No importa si no te gustan o no quieres aceptarlo, si no entiendes de qué va la historia o te resultan intrascendentes; no importa, incluso, si actúas de forma condescendiente para con la juventud o acrítica respecto a la difusión del discurso.

En diciembre de 2018 se puso de moda el meme que acompaña este artículo; no esta misma imagen, sino una versión más condescendiente. Acompañada de insufribles textos que echaban pestes de la juventud, sus medios para comunicarse, sus formas de politizarse y sus modos de entretenimiento. La diferencia de edad en la acrítica era el nexo común entre publicaciones. Donde lo que evidenciaban era una posición alejada de las masas, de sus intereses y la incapacidad que tenemos, como izquierda, de establecer un discurso de masas (sin olvidar que no tenemos grandes medios).

Mailrelay, email marketing

Acertadamente, más o menos, señalaban a youtubers que contribuyen a crear un discurso reaccionario entre la juventud (no solo), como UTBH (el condón machista), Dalas, Alpiste y otras personas menos conocidas en la izquierda pero que también contribuyen con sus vídeos a fomentar el discurso del odio, generalizando y asumiendo que ser influencers significa tener una posición reaccionaria (menudo error). Esta situación se da, en parte, porque no tienen un discurso que les plante cara con las nuevas formas de comunicación; no hemos dado importancia suficiente a las nuevas plataformas, a las que hemos considerado cosas de críos o de niños gritando (aka niños rata), como algo que no tendría mucho alcance, pero vaya, resulta que sí lo tiene y que, al no ser conscientes plenamente de la realidad de las masas, no hemos sabido estar ahí.

Es recurrente el comentario que desprecia las nuevas vías de comunicación para generar discurso y conciencia de clase, haciendo alusión a los libros como única vía de formación política aceptable. Y desde luego que son importantes y debemos de estudiarlos, imprescindibles en los cuadros políticos, pero siendo conscientes de que no pueden suponer un dogma ni tenemos la obligación de venerarlos, pero como marxistas, sí tenemos la obligación de integrarlos en las condiciones reales de las masas. La actitud formalista y la aplicación sin crítica de las directrices y políticas nos alejan de las masas y nos impiden permear en ellas, y no nos lo podemos permitir.

Nuevos tiempos, nuevas formas

Las nuevas formas de comunicación, con la generación de referentes de izquierdas (en todos los ámbitos y niveles de formación política), así como el debate y crítica constante son las mejores formas de llegar a la gente.

La teoría, y la práctica, nos dicen que no podemos preocuparnos únicamente de aquellas personas o cuadros que forman parte de nuestra organización, sino de todas aquellas personas capaces que forman parte de la sociedad, de toda aquella persona de izquierdas o con una mentalidad progresista, y que no basta con que los cuadros de las organizaciones conozcan las rutas, luchas y movimientos, tenemos que ser capaces de hacerles partícipes y retroalimentarnos de la crítica.

Youtube, Tik Tok, Instagram, Snapchat y una serie de plataformas que conocemos, nos suenan o ni hemos escuchado hablar, son espacios que tenemos que ser capaces de utilizar, pero siendo conscientes de la realidad de cada plataforma y quien es su usuario potencial, pues no tendría sentido grabar vídeos para Tik Tok con una dinámica que rompe (para mal) con la plataforma, o que fuese una persona que pasa los 50, hablando de teoría política dura a gente de 16 años. No, no y no. Se deben de adoptar posiciones transversales en cuanto a edad y género a la hora de formar los espacios de militancia y de toma de decisiones, también en la estrategia de comunicación, para poder alcanzar los espacios que somos incapaces de ver a día de hoy.

Lo que comunicamos y cómo lo hacemos es de suma importancia para llegar a las masas y dentro de las organizaciones tenemos que asumir que la política comunicativa de “publicación en facebook y tuit” es vieja, está obsoleta y únicamente llegamos a nuestro círculo militante, debemos de conocer en profundidad las herramientas que tenemos y a las que miramos con desprecio o reticencia, pero que son imprescindibles para la generación de referentes, cuadros y formación política de la gente.

La producción de las masas, sus intereses, sus experiencias y su estado de ánimo: todo esto debe ser objeto de la constante atención de los cuadros dirigentes. No podemos ser ajenos a la realidad y adoptar posiciones formalistas desde nuestra atalaya de vanguardia ni forzar debates que vayan tres pasos por delante de las masas como “objeto de preocupación real”. En el cometido de la vanguardia, incluyendo youtubers e influencers varios, debe de estar el recoger las ideas de las masas, resumirlas y llevarlas a las masas para que se apropien de ellas y se lleven a la acción, así como generar debates en torno a estas para fomentar el espíritu crítico, la crítica constructiva y combatir el discurso reaccionario.

Influencers y proyectos

Recuerdo aquellas intervenciones de Pablo Iglesias en Intereconomía, siendo un auténtico influencer de la izquierda, y en territorio enemigo. Algunos, hasta tuvimos que sintonizar la cadena para poderlo ver. O cuando pasó a ser tertuliano habitual en los programas de TV, con un discurso claro y evidente, generando conciencia de clase y poniendo en evidencia las incongruencias del capitalismo ante toda aquella persona que viera el programa, politizadas o no, las audiencias eran bastante grandes. Nunca se habló de que lo que hacía estuviera mal, porque no lo estaba, y nos gustaba verlo.

Pero cuando hablo de ámbitos políticos, también hay otros influencers, más jóvenes, mujeres y con el pelo azul como Ter, claramente millenial y consciente de la realidad que nos rodea, que lo transmite con sinceridad y que tan pronto te habla de cómo se siente, normalizando cuestiones de salud mental que afectan a todo el mundo, como la influencia del urbanismo en la vida de las mujeres. Y tampoco te manda a leerte tochos, te lo explica de forma sencilla, clara y con diagramas y dibujos; algo que ella sí se ha leído y comprendido, lo transmite de la mejor forma posible, y no te perderás con sus explicaciones, seguro.

Si hablamos de niveles diversos de formación política, tenemos varios youtubers como Alan Barroso, Fortfast o Cuellilargo, entre otros, que explican cuestiones políticas a distintos espectros de la sociedad pero que si algo tienen en común todos es ellos, es el tiempo y esfuerzo que dedican en generar un discurso que rompa con el discurso reaccionario y que aporte formación política a las masas. Y esto es importante, el hecho de que haya distintos youtubers con diferentes espectros de audiencia, porque es la forma actual (o una de ellas) de adecuar el discurso a las masas, generando contenido político según estándares modernos para las distintas fases de formación, y a demanda de estas para que puedan ir subiendo su propio nivel a necesidad.

Y debemos de entender los libros como un complemento a la formación, no como el primer paso, ni el más importante, ni entender la formación clásica como la mejor ni como la única que debería darse en la actualidad.

Habrá quien piense que la política se hace en la calle y tiene razón en parte, porque la política se hace en la calle pero también en las instituciones (aunque sea socialdemócrata), se hace discutiendo con los tertulianos fachas en medios de comunicación, se hace política al estudiar política y también al discutir y, por supuesto, las redes sociales son una herramienta más desde las que hacer política, dotando de formación (básica o no depende de tu nivel cultural) a las masas y creando conciencia de clase desde estas mediante diversas opciones. La política no sólo se hace en la calle y, a estas alturas deberíamos de tenerlo claro.

En la calle, o no, sin un objetivo claro, da igual donde te muevas. En las redes sociales no sólo se puede hacer política siendo youtuber o influencer, existen grupos de debate, y herramientas que te permiten elaborar proyectos de comunicación política.

Con el fin de lograr espacios comunes, de entretenimiento, ayudar a generar discurso político y estudiar de cerca el impacto en redes, hace unas semanas lanzamos un pequeño proyecto comunicativo entre varias personas que, siendo bastante humilde todavía, pero trabajando las herramientas en nuestra mano, en el último mes alcanzamos más de 370.000 personas.

La juventud es el futuro

Sí, he parafraseado o copiado textualmente a Mao en muchos de los párrafos. Y espero que, llegados a este punto, haya podido abrir una ventana de luz en muchas mentes, pero como sé que no será en todos los casos y creo firmemente que la juventud debe de tomar relevancia y que saberte un libro de memoria no aporta nada, para los que hayan echado en falta la referencia a libros y no se hayan dado cuenta de las citas, aquí os dejo otra:

«El mundo es vuestro, y también nuestro; pero, en última instancia, es vuestro. Los jóvenes, plenos de vigor y vitalidad, se encuentran en la primavera de la vida, como el sol a las ocho o nueve de la mañana. En ustedes depositamos nuestras esperanzas». Conversaciones con estudiantes y practicantes chinos en Moscú. Noviembre de 1957. Mao Tse-Tung.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here