Inicio Despeinadas de Pepa Lynn Conway: Ingeniera informática y activista transgénero estadounidense

Lynn Conway: Ingeniera informática y activista transgénero estadounidense

Esta transexual pionera en el diseño de microchips, que IBM despidió en 1968 y que fue ignorada por Silicon Valley, primero por ser transexual y luego por ser mujer, nunca ha dejado de luchar. Su trabajo comienza ahora a ser reconocido

0

Lynn Conway trabajó como hombre para IBM en la década de 1960 e inventó el «generalised dynamic instruction handling», de importancia para el paradigma de ejecución «Out-of-order» de las computadoras. IBM la despidió en 1968 por algo que no tenía nada que ver con el ámbito profesional: por hacer pública su transexualidad y planificar un cambio de sexo. Además de su trabajo, perdió a su familia, sus amigos, todo el apoyo social, y solo consiguió sobrevivir en las calles de San Francisco gracias a la ayuda de otras transexuales.

Lynn creció en White Plains, Nueva York. De pequeña era tímida y experimentó disforia de género desde muy niña. Le fascinaba la astronomía, y era muy buena en matemáticas y ciencias en el colegio. Siendo adolescente construyó su primer telescopio reflector para observar la luna. Accedió al MIT con buenas notas. La vida en la universidad fue una liberación, ya que lejos de la mirada de su madre, que la castigaba y la reprimía, comenzó a inyectarse estrógenos e incluso a usar ropa femenina. Acabó abandonando el MIT al intentar someterse a una cirugía de cambio de sexo, que resultó fallida dado el clima médico, ya que en aquel entonces se consideraba una «enfermedad mental». Tras trabajar como ingeniera electrónica durante varios años, retomó su educación en la Universidad de Columbia, en la facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas, logrando un B.S. (Bachelor of Science) y un M.S.E.E. (Master of Science in Electrical Engineering). Durante esta época se casó con una mujer, que desconocía su transexualidad, y fue padre de dos niñas.

Mailrelay, email marketing

Lynn fue reclutada por IBM Research en Yorktown Heights, Nueva York, en 1964. Enseguida la seleccionaron para unirse al equipo de diseño de arquitectura de computadoras y supercomputadoras avanzadas.  Se esforzó por cumplir las convenciones sociales y ser un hombre, pero pese al éxito profesional, sufría de angustia y depresión. Tras un intento de suicidio se enteró de la investigación pionera de Harry Benjamin respecto al tratamiento de transexuales y de que la cirugía era posible. Lynn se convirtió en su paciente y comenzó su cambio de sexo. Su mujer lo abandonó en cuanto se lo contó, y le negó poder ver a sus hijas.

Lynn creía poder hacer la transición sin perder el empleo, pero IBM la despidió en 1968 tras revelarles su intención de cambiar de sexo. Thomas Watson Junior era presidente de IBM por aquel entonces y un «líder despótico» según Lynn. «Cuando las noticias de mi cambio de sexo llegaron a él, se puso extremadamente furioso, se horrorizó de lo que había escuchado y ordenó que fuera inmediatamente despedida», explicó Lynn en una entrevista a HojaDeRouter.com. Perdió el trabajo, los amigos y la familia, pero decidió enfrentarlo y acabó su transición. La empresa nunca reconoció oficialmente que Lynn trabajó allí.

Lynn empezó de cero, dejando atrás su pasado como hombre. Conoció a otras transexuales que trabajaban como prostitutas o como artistas. «Eran mujeres maravillosas y nos ayudábamos las unas a las otras. Desafortunadamente, perdimos a muchas por el camino. Ocurrían hechos terribles con la policía en San Francisco», cuenta Lynn en su página web.

Un año después de ser despedida, reanudó su carrera de diseñadora con su nueva identidad, como diseñadora de sistemas digitales y arquitecta de ordenadores en Memorex, siempre con temor de que descubrieran su pasado y la despidieran.

En 1973 trabajó para Xerox PARC en el diseño de VLSI (Integración a Muy Gran Escala) junto con Carver Mead. Su trabajo fue un paso fundamental para la miniaturización de los ordenadores. Gracias a su investigación, los chips de silicio podrían albergar decenas de miles de transistores. Publicaron «Introduction to VLSI Systems», un libro con el que acercaron la arquitectura de sistemas integrados a los estudiantes de ingeniería e informática. Se convirtió en la biblia de los diseñadores de chips, entre ellos los de las incipientes ‘startups’ de Silicon Valley. Pero fue Mead quien se llevó la mayoría de los reconocimientos y premios en solitario, sin Lynn. Ella defiende haber escrito aquel libro prácticamente por completo y casi sin ayuda de Mead, un hecho que ha demostrado haciendo públicos todos los detalles de su investigación años después. De hecho, instituciones como el prestigioso Computer History Museum reconocen que fue la autora principal de aquel texto. Nadie se tomaba en serio el trabajo creativo o intelectual de una mujer por aquel entonces.

A principios de la década de 1980 trabajó para DARPA en computación estratégica y en 1989 fue profesora en la Universidad de Míchigan. En ese mismo año fue aceptada miembro de la National Academy of Engineering por sus méritos en el diseño de VLSI.

Tras retirarse de su plaza de profesora en diciembre de 1998 ha sido una prominente activista por los derechos de los transexuales. Lynn ha ganado muchos premios y honores por su contribución a la investigación, incluyendo ser elegida miembro de la Academia Nacional de Ingeniería.

Hizo pública su transexualidad en 1999 (coincidiendo con que se había reconciliado con sus hijas), así como su innovador trabajo para IBM, y comenzó su activismo para proteger y ampliar los derechos de los transexuales.

«Tenía miedo de que la gente buscara en profundidad y encontrara mi pasado, y otro problema era que quien supiera que yo era transexual podría pensar ‘estás demente’ y podían creer que todo el trabajo que había hecho estaba equivocado»

Podéis seguirla en las redes sociales:

https://www.facebook.com/lynn.conway
@lynnconway

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here