Inicio Portada Los olvidados de la recuperación: más de 75.000 familias aragonesas subsisten en...

Los olvidados de la recuperación: más de 75.000 familias aragonesas subsisten en la pobreza

Uno de cada siete hogares sobrevive en la comunidad con unos ingresos inferiores a los mínimos de subsistencia, en un registro que se mantiene por encima de los niveles previos a la crisis pese a la mejora de la renta per cápita

0
El volumen de hogares en situación de pobreza es mayor que en 2008 pese a ser inferior la tasa.

Son los olvidados de la recuperación: una de cada siete familias aragonesas subsiste con unos ingresos inferiores a los mínimos de subsistencia, cifrados en 18.628 euros para una pareja de adultos que vive con dos menores y en 8.870 para alguien que vive solo.

El resultado relativo que Aragón obtiene en la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (Instituto Nacional de Estadística), que le asigna una tasa inferior en una tercera parte a la estatal (14,2% por 21,5%) y que solo mejoran Asturias (14%), Catalunya (13,6%), Navarra (8,9%) y Euskadi (8,6%) no resulta suficiente para enmascarar una realidad sangrante: el número de hogares en situación de pobreza es superior al previo a la crisis a pesar de que la renta per cápita supera con holgura la de aquella época.

Mailrelay, email marketing

Esa 14,2% de hogares en riesgo de pobreza, inferior en siete décimas al registro de 2008 pero superior en casi tres puntos al del año siguiente, el primero de una crisis internacional cuyos primeros efectos se vieron atenuados en Aragón por el movimiento económico que generó la Expo, supone, según los datos de la Encuesta Continua de Hogares, que se encuentran en esa situación 76.339 de las 537.600 familias de la comunidad.

Por el contrario, y de acuerdo con los datos del Instituto Aragonés de Estadística, el 14,9 de 2008, aunque era porcentualmente mayor, situaba el volumen de afectados en 69.623 de los 467.274 hogares contabilizados en Aragón, una cifra que al año siguiente se vio reducida en casi 17.000.

La riqueza teórica y la real

Esos niveles de pobreza dan idea del nivel de gripado de los sistemas de redistribución de la renta en la comunidad, una avería que resulta difícilmente matizable si se tiene en cuenta que la renta per cápita, la distribución teórica del PIB entre los habitantes, se disparó el año pasado hasta unos históricos 28.640 euros tras seis años consecutivos de un crecimiento acelerado en los últimos cuatro.

La evolución de la tasa de pobreza tampoco casa, para nada, con la del PIB y la de su distribución teórica entre los habitantes de Aragón, que lleva desde 2010 trazando continuos dientes de sierra, con mejoras en años de empeoramiento de las variables macroeconómicas y con retrocesos en otros de mejora.

La precarización del mercado laboral, la congelación (empeoramiento, en  algunos casos) de los salarios y la intensa extracción de rentas que están llevando a cabo las empresas desde que comenzó la recuperación también tienen algo que ver en el trazado de ese gráfico.

Solo la mitad llega bien a fin de mes

La renta media por hogar se situó el año pasado, según el INE, 246 euros por encima de la renta per cápita para alcanzar los 28.886, mientras la renta por persona era de 11.990.

No obstante, también estos indicadores han tenido una evolución llamativa, ya que ambos se han reducido en cuatro de los seis años en los que la actividad económica tendió al alza y al menos en dos de los cuatro en los que mejoró la creación de empleo. Ambos cayeron en 2018 pese a que tanto el PIB como la ocupación mejoraron.

Otro dato de la Encuesta de Condiciones de Vida abunda en esa tesis. Se trata del indicador de los hogares que sufren baja intensidad laboral, que son aquellos cuyos miembros en edad de trabajar no logran hacerlo más del 20% del tiempo a lo largo de un año. Este indicador lleva, con dos leves repuntes, seis años de tendencias descendente, lo que da idea de nivel de precarización laboral y salarial que se da en Aragón, donde esa mejora del empleo acaba quedando poco menos que a beneficio de inventario.

Por último, 2018 fue el cuarto año consecutivo en el que más hogares llegaban a fin de mes con facilidad que con dificultad, aunque solo con una ventaja de ocho décimas (50,4% por 49,6%) y mientras casi uno de cada seis (16%) siguen teniendo problemas graves, o cuando menos claros, para conseguirlo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here