Inicio Aragón La testosterona se impone en la política aragonesa: las mujeres ceden el...

La testosterona se impone en la política aragonesa: las mujeres ceden el control

La histórica mayoría femenina de la pasada legislatura en la Mesa y la Junta de Portavoces de las Cortes se suma al desempate a favor de los hombres en el nombramiento del Gobierno, aunque, paradójicamente, la renuncia al acta de algunos consejeros podría dar lugar al primer parlamento con más diputadas que diputados de la historia

0
La mayoría masculina está asegurada en los órganos de gobierno de las Cortes con independencia de los cambios en Cha, Par y Podemos-Equo.

Las elecciones del 26 de mayo han masculinizado de una manera notable la política aragonesa, que en menos de 50 días ha visto como se esfumaba la mayoría femenina en los órganos de gobierno de las Cortes de Aragón, que supuso un hito de ámbito estatal entre los parlamentos autonómicos, y cómo la paridad que el ejecutivo de Javier Lambán presentaba en los últimos meses de la pasada legislatura se desequilibraba este miércoles, con la toma de posesión del nuevo gabinete, a favor de los varones.

El cambio de supremacía de género en las Cortes se produce en la primera legislatura en la que las Cortes aragonesas rozan la paridad, ya que fueron constituidas con 33 mujeres y 34 hombres, en un equilibrio que podría variar en función de las renuncias al acta de diputado que puedan darse entre los consejeros.

Mailrelay, email marketing

Se da por hecho que la dejará José Luis Soro, que repite en la cartera de Vertebración del Territorio y que comenzó la legislatura como portavoz de Cha, y, casi por seguro, que también lo hará Maru Díaz, que se hace cargo de Ciencia y Universidad tras haber arrancado con la portavocía de Podemos-Equo. El primero sería sustituido por Carmen Martínez, ya que Gregorio Briz, tercero en la lista de Zaragoza, ocupará la Dirección General de Movilidad, mientras que a la segunda la reemplazaría Raúl Gay.

Esos dos cambios no alterarían el equilibrio de géneros del pleno, en el que hay otra posibilidad (remota) de avance femenino, como sería la vuelta al Gobierno de Joaquín Palacín (Cha), que ocupó la Dirección General de Vertebración del Territorio la pasada legislatura, ya que su eventual nombramiento conllevaría su sustitución por Verónica Villagrasa, segunda en la lista de Huesca.

Por el contrario, en medios políticos se da por hecho que no renunciarán al acta ni Arturo Aliaga, vicepresidente y responsable de Industria por el Par, al que, en cualquier caso relevaría Clemente Sánchez Garnica (y, si este fuera finalmente senador autonómico, Carmen Herrero), ni los tres consejeros del PSOE con escaño, Mayte Pérez, Carlos Pérez Anadón y Marta Gastón, la primera elegida por Teruel y los otros dos, aunque la última es oscense, por Zaragoza. En esa terna está el eventual recambio de Lambán en caso de urgencia durante la legislatura.

¿Todos los portavoces varones?

La inversión del equilibrio de géneros fue de tal calado tras la constitución de la nueva cámara que, además de pasar del 3-2 a favor de las mujeres a un 2-3 para los hombres en la Mesa, el 4-3 para las primeras en la Junta de Portavoces se convertía en un abrumador 7-1 para los varones que no parece que la designación de tres portavoces (Díaz, Soro y Aliaga) como consejeros vaya a cambiar.

De hecho, las quinielas apuntan al oscense Jesús Guerrero para relevar a Aliaga en el Par y a Joaquín Palacín para sustituir a Soro en Cha, mientras en Podemos-Equo está la duda de si correrá el escalafón para que la portavoz adjunta Marta Prades reemplace a Díaz o si el secretario general de la formación, Nacho Escartín, ocupa ese puesto.

No obstante, algunas informaciones sitúan al secretario general de Podemos en un puesto de gestión en el área de sostenibilidad, lo que conllevaría la entrada en la cámara de Rosario Giménez.

Si eso no ocurre, y de confirmarse el resto de rumores, la Junta de Portavoces pasaría a ser completamente masculina, ya que Guerrero, Palacín y Escartín se sumarían a Vicente Guillén (PSOE), Luis María Beamonte (PP), Daniel Pérez (C’s), David Arranz (Vox) y Álvaro Sanz (IU). Si los tres cesantes fueran reemplazados por mujeres, la relación sería de cinco a tres.

La pasada legislatura, Mar Vaquero (PP), Maru Díaz y Susana Gaspar (C’s) inclinaban la balanza sobre el actual presidente de la cámara, Javier Sada (PSOE) y Aliaga, mientras Briz y Patricia Luquin (IU) compartían la portavocía del Grupo Mixto.

Un Gobierno paritario…según se mire

Por último, Javier Lambán levaba días insistiendo en que iba a nombrar un Gobierno paritario y asegurando que en el anterior había mayoría femenina. Sin embargo, esas dos afirmaciones solo se cumplen si no se considera incluido en el ejecutivo a su propio presidente, un criterio que parece más cercano al disparate que a otra cosa.

Lo cierto es que en la mesa del próximo Consejo de Gobierno se sentarán, tal y como avanzaba el BOA de este martes, seis hombres y cinco mujeres: Lambán, Aliaga, Soro, Pérez Anadón (Hacienda), Joaquín Olona (Desarrollo Rural) y Felipe Faci (Educación y Cultura), por un lado, y, por otro, Díaz, Pérez (Presidencia), Gastón (Economía y Empleo), Mariví Broto (Ciudadanía y Derechos Sociales) y Pilar Ventura (Sanidad).

La pasada legislatura, las cuatro últimas y Pilar Alegría sumaban, desde que Ventura reemplazó a Sebastián Celaya en julio de 2018, cinco de los diez asientos. Hasta entonces habían sido minoría (6-4), como vuelven a serlo ahora.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here