Inicio Portada La pobreza se cronifica en Zaragoza: nunca tantas familias pidieron ayuda para...

La pobreza se cronifica en Zaragoza: nunca tantas familias pidieron ayuda para subsistir

El ayuntamiento recibe más de cien solicitudes diarias para pagar la luz y el gas, mantener la casa, comer en condiciones, comprar ropa o calzado, atender a los niños y adquirir material escolar

0
Los niveles de pobreza energética siguen en Zaragoza por encima de los niveles de 2014, cuando comenzaron a recuperarse las variables macroeconómicas.

La pobreza se está cronificando en las capas más desfavorecidas de la sociedad zaragozana: nunca el ayuntamiento había recibido tantas solicitudes de ayudas de emergencia (37.648, más de cien al día, en 2018, de las que se concedieron 34.512) y nunca el Gobierno de Aragón había registrado en la capital tantas peticiones de renovación del subsidio social del IAI (Ingreso Aragonés de Inserción): 4.328 de 6.848, un 62%, en una tasa que lleva tres años consecutivos de aumento.

A esos datos, que revelan la dificultad de un amplio grupo de familias aragonesas para mejorar su situación económica en un fenómeno que tiene especial intensidad en la capital, se les une otro que resulta inquietante: el levantamiento del tope de cuatro ayudas de emergencia al cabo del año por parte del ayuntamiento de Zaragoza para dejar la valoración de su procedencia en manos de los servicios sociales ha revelado cómo el 20% de los hogares (2.200) que recurren a esas ayudas lo hace en más de cuatro ocasiones al cabo de doce meses.

Mailrelay, email marketing

“Este porcentaje se mantiene estable en los últimos años y señala un porcentaje de población que con carácter estable precisa de la ayuda municipal para hacer frente a sus necesidades básicas”, explican fuentes municipales, que llaman la atención sobre el hecho de que “todo ello, junto a otros estudios, viene señalando una mayor cronificacion de pobreza y la existencia de un cada vez mayor precariado que aun disponiendo de trabajo vive en situación de pobreza”.

Más de 42 millones en ayudas en cinco años

El Ayuntamiento de Zaragoza lleva gastados 42,6 millones de euros en los últimos cinco años en ayudas de emergencia o de urgente necesidad, destinadas a familias que por su situación económica no pueden atender los gastos de alimentación, energía, vivienda, salud, alojamiento, reparación de electrodomésticos, ropa o cuidados a los niños (comedor y material escolar, guardería, canguro y campamento), entre otras materias.

“En los últimos años el importe de las ayudas concedidas ha conocido un crecimiento que en 2018 se eleva hasta un 55% más que 2014”, señala un informe del consistorio, que anota que “en números absolutos es una diferencia de casi tres millones y medio de euros” por ejercicio para llegar a los 9,6 y las 11.000 familias en el último. “El cambio se inicia en 2015 y se mantiene en 2016 y 2017 con cifras superiores al 40% de aumento y en 2018 registra un cambio significativo con un 55,03% de crecimiento”, añade.

La alimentación se lleva el grueso de la demanda, con 19.165 solicitudes aprobadas que suponen un montante de 4,4 millones de euros, casi la mitad del total de los fondos movilizados con el programa de ayudas.

Le sigue en importancia el apartado de la vivienda, con 8.695 ayudas concedidas por un valor de 3,1 millones que sirvieron para pagar letras de hipotecas, recibos de alquiler, mensualidades de comunidad, chapuzas y mudanzas, y, ya a bastante distancia, los capítulos de la infancia (2.254, 660.880 euros), la pobreza energética (3.426 por 506.743) y la salud (1.723 por 787.092).

Peor que en 2014 en todos los apartados

El volumen de demanda de ayudas municipales para pagar los recibos del gas y de la luz lleva tres años de descenso (fueron 5.842 en 2015), aunque sigue manteniéndose un 73% por encima de las 1.791 de 2014, cuando los indicadores macroeconómicos comenzaron a remontar sin que los sistemas de redistribución de la renta superaran el gripado que empezaron a manifestar con los primeros síntomas de la crisis.

De hecho, los registros de 2018 son superiores a los de 2014 en todos los apartados, lo que refuerza la conclusión de que las situaciones de pobreza se están cronificando en las capas más desfavorecidas de la sociedad aragonesa.

En este sentido, resulta sintomática la evolución de los capítulos de la salud y de la infancia, directamente afectados por los recortes en materia de sanidad y de educación, de los que todavía no se han recuperado las administraciones. Las ayudas del primero superaron los tres cuartos de millón el año pasado, cuatro después de situarse en poco más de 50.000, mientras que las segundas se han triplicado en ese mismo periodo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here