Inicio Aragón La España sin industria alza la voz

La España sin industria alza la voz

Más de 5.000 personas han protestado de nuevo por el cierre de la central térmica

Andorra y Ponferrada, Avilés y Coruña, Talavera, Extremadura... No es la España rural, sino la España que tuvo industria pero se quedó atrás en la globalización

0

Jóvenes de Andorra han portado el cartel de la manifestación convocada este sábado a mediodía en la capital minera turolense, en la que más de 5.000 personas han protestado de nuevo por el cierre de la central térmica. “Por el futuro de la comarca”, reza uno de los eslóganes, muy semejante, casi igual al de la mayoría de los eslóganes de la mayoría de las marchas con las que la España desindustrializada levanta su voz. Hoy Andorra y Avilés, hace dos semanas El Bierzo y Soria, el tren de Extremadura, el paro en La Mancha o en Cádiz… Es la España pobre, o vacía, o más bien desindustrializada.

“Rendirse no es la alternativa. Exigimos soluciones y un futuro para nuestras comarcas. Queremos seguir viviendo en nuestros pueblos y defendemos con más fuerza que nunca empleo de calidad, reindustrialización y futuro”. Se ha visto este mediodía en el perfil en redes sociales del sindicato CCOO Bajo Aragón. No encontraremos lemas muy diferentes en sindicatos, plataformas, entidades y asociaciones de todas estas regiones en parecidos procesos reivindicativos. Hoy han sido Andorra, por el cierre de Endesa, y Avilés, por el cierre de Alcoa. “¡Alcoa no se cierra!”, dicen en Asturias.

Fruteria online

Allí, más de 2.000 personas se han concentrado también este sábado en la plaza de España de Avilés para pedir la intervención del Estado en las fábricas de Alcoa en Asturias y en A Coruña. La protesta ha tenido lugar con la cuenta atrás en marcha para los primeros despidos, ya que la empresa pone de fecha tope para llegar a un acuerdo para el expediente de extinción de empleo de los 686 trabajadores de ambas plantas, el próximo martes, 15 de enero.

Es el desgarrado lamento, no de la España rural, sino de la España que tuvo industria pero se quedó atrás en la globalización, o en las infraestructuras, o que simplemente no fabrica coches o embutidos o vino o paquetería. Son las provincias en eterna reconversión, a las que no llegan los recursos suficientes para convertirse en modernas ciudades de servicios o logística. Andorra y Avilés se levantan hoy como Soria o Ponferrada lo hicieron el mes pasado, o Cádiz en lucha por sus astilleros o Talavera porque hace ya años que la construcción no pide provisiones a sus fábricas.

El fenómeno amenaza con extenderse a otras provincias medias sin las urgencias de Teruel, León, Asturias o Extremadura. En realidad, cualquier noticia inesperada o desagradable puede poner en cuestión el futuro de toda una comarca. El comienzo de año ya ha traido consigo un plan de Vodafone para deshacerse de 1.200 empleos en España, una regulación de plantilla en marcha en La Caixa, y una reestructuración productiva de Ford en Europa por la que Valencia ya está en vilo. Las malas noticias ya llegaron a Andorra. Por eso toda la comarca ha salido hoy a la calle. Volverán a hacerlo, a la espera de una respuesta de Endesa.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here