Inicio Aragón La DGA colocará a maltratadas en los geriátricos de un fondo de...

La DGA colocará a maltratadas en los geriátricos de un fondo de inversión

El Instituto Aragonés de la Mujer acuerda con Vitalia, propiedad de CVC Capital Partners, buscar empleo a víctimas de violencia machista en sus residencias durante los próximos cuatro años y formarlas para que hagan prácticas en ellas

0
El convenio pretende facilitar la inserción laboral de las víctimas del machismo y facilitar mano de obra a Vitalia.

Una empresa controlada por un fondo de inversión empleará durante los próximos cuarto años a víctimas de violencia machista en sus geriátricos de las tres provincias aragonesas tras haber suscrito un convenio, sin contraprestaciones económicas, con el Instituto Aragonés de la Mujer (IAM). Se trata de Vitalia Home, cuyo paquete mayoritario de capital se encuentra en manos de CVC Capital Partners, uno de los principales fondos buitre que operan en España.

Vitalia, que gestiona casi 6.000 camas en 44 residencias de todo el país, es una de las últimas adquisiciones de CVC Capital Partners, fondo que mueve más de 53.000 millones de dólares en inversiones y que participa también en empresas como Quironsalud, Naturgy (antiguo Gas Natural, 20%) o Deoleo (una de las principales firmas aceiteras españolas).

Mailrelay, email marketing

Su cartera incluye el control de otras compañías como Sisal, el líder en apuestas en Italia; PIC, que gestiona cerca de 26.000 millones de libras en fondos de pensiones en el Reino Unido, o la empresa checa de seguridad informática Avast.

CVC, que adquirió su participación en Vitalia a otro fondo, en este caso Portobello, que le vendió las acciones que previamente había comprado a entidades financieras como CaixaBank o Kutxa, tiene como ejecutivo de referencia en España a Javier de Jaime, que el año pasado, tras más de veinte al frente de la entidad, cobró un histórico ‘bonus’ de 50 millones de euros por los resultados que el grupo está obteniendo en el país.

El fondo de capital riesgo ha mantenido al frente de Vitalia al oscense José María Cosculluela, fundador de la compañía y que mantiene una participación minoritaria en el accionariado.

“Especial interés en colaborar”

La dependencia de la empresa no ha supuesto un obstáculo para que el IAM la haya involucrado en una materia sensible como es la inserción laboral de las víctimas de la violencia machista.

Así, el convenio, firmado por Cosculluela y por la directora del IAM, Natalia Salvo, define a Vitalia Plus como una empresa de geriátricos “cuyo fin principal es concienciar, apoyar y dar calidad de vida a los mayores y sus familiares”, algo que combina con “el objetivo prevenir y reducir el grado de dependencia de dichas personas y aumentar la calidad de vida de estos y de sus familiares”.

La empresa, que no recibirá ningún ingreso por la ejecución del acuerdo, “ha expresado su especial interés por colaborar” con el IAM “en la realización de acciones de apoyo e inserción sociolaboral a mujeres víctimas de violencia de género o que presenten mayor vulnerabilidad y riesgo de exclusión”.

El convenio contempla que la DGA le facilite “los datos de las mujeres víctimas de género que podrán acceder a los procesos de selección y contratación por parte de la empresa”, además de “gestionar las acciones formativas para el empleo que incluyan compromisos de contratación de las mujeres, con el objetivo de proporcionar a las participantes la cualificación profesional para el empleo”. ´

Formación de la DGA para hacer prácticas en Vitalia

Una vez recibida esa formación ocupacional a cargo del Gobierno de Aragón, las mujeres “podrán realizar prácticas en los centros de Vitalia Plus para poder obtener su cualificación profesional para el desempeño de unas funciones asociadas a un puesto de trabajo concreto”.

Por su parte, Vitalia ofrecerá a las mujeres “puestos de trabajo de acuerdo con las modalidades de contratación vigentes en la legislación laboral, priorizándose la modalidad de contrato indefinido”, y con “flexibilidad en la planificación de horarios y jornadas a tiempo parcial o completo en función de las necesidades de la empresa o disponibilidad de las candidatas”.

El acuerdo, que contempla “la posibilidad de movilidad” para las mujeres a centros de la empresa en otras comunidades una vez integradas en la plantilla, incluye al mismo tiempo el “compromiso de priorizar la proximidad del puesto de trabajo y el domicilio de las trabajadoras, en función de la ubicación de los puestos de trabajo y la disponibilidad existente en los mismos”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here