Inicio Aragón La delincuencia sexual se dispara: cuatro violaciones por semana en Aragón

La delincuencia sexual se dispara: cuatro violaciones por semana en Aragón

La Memoria de la Fiscalía Superior revela un insoportable aumento de las agresiones de índole sexual en Aragón mientras el incremento de suertes delictivas como el atraco y el tráfico de drogas intensifican el olor a crisis

0
La delincuencia de carácter sexual alcanza niveles escalofriantes en la comunidad. Foto: Surdumihail / Pixabay

Los registros de violaciones y de abusos sexuales se están disparando en Aragón, donde acumulan más de un lustro de repunte continuado que resulta tan escalofriante como insoportable para una sociedad avanzada: la Memoria de la Fiscalía  Superior cifra en 195 las diligencias previas abiertas el año pasado por agresiones sexuales, el eufemismo con el que la jerga jurídica se refiere a la violación, a la introducción de miembros u objetos en el cuerpo de otra persona con intención libidinosa y en contra de su voluntad.

El dato, que arroja una estremecedora media de 3,75 violaciones por semana en Aragón, confirma la tendencia al alza de este tipo de delitos en la comunidad, ya que la frecuencia con la que se registran agresiones de este tipo, con mujeres como víctimas en la práctica totalidad de los casos, ha estado cerca de duplicarse en cinco años, desde los 119 asuntos de 2013.

Mailrelay, email marketing

Fueron 127 al año siguiente, para continuar aumentando de manera progresiva hasta las 152 de 2015 y frenar el crecimiento en los dos años siguientes (156 en 2016 y 163 en 2017) antes de dispararse con casi treinta ataques más en 2018.

Ese estremecedor incremento de las violaciones se enmarca en una tendencia al aumento del conjunto de la delincuencia de este tipo en la comunidad, con 645 diligencias previas por infracciones contra la libertad sexual en las tres provincias que, en este caso, duplican con creces las 297 que se registraron hace cinco años. Casi el 90% de esos ataques (569 en 2018) tienen lugar en la provincia de Zaragoza.

No obstante, los Índices de Criminalidad que publica el Ministerio del Interior apuntan a una reducción de esos niveles en lo que va de año, con “solo” 145 delitos contra la libertad sexual, quince de los cuales fueron violaciones.

Cambia el perfil de la delincuencia local

Loa datos del ministerio público reseñan algunas otras tendencias delictivas que, en algunos casos, tienen una compleja interpretación que apunta a un cambio de los patrones de la delincuencia local.

En este sentido, el aumento del 32% que suponen las 1.007 diligencias abiertas el año pasado por robos con violencia y/o intimidación, que suele ser el atraco callejero, contrasta con el desplome de los hurtos (2.010 casos en 2018, que son 589 más que en 2017 pero menos de una octava parte de los 16.684 de 2016) y de los robos con fuerza, que con 1.458 asuntos, como en el caso anterior, ofrecen un repunte del 23,4% frente al año anterior y una caída del 84% frente a los más de 9.000 registrados en 2015.

Paralelamente, otra de las especialidades delictivas que mayor alarma social y percepción de inseguridad provocan, los asaltos a viviendas, también están en retroceso. Las fiscalías aragonesas abrieron el año pasado 146 diligencias previas por episodios de este tipo, lo que conlleva un descenso del 22% en relación con el año anterior y de casi el 75% con los 566 que fueron denunciados en 2017, cuando la media superó en Aragón los diez robos por semana.

Menos bandas, más toxicómanos

Esas variaciones en los registros de la actividad delictiva apuntan a una menor presencia en la comunidad de bandas organizadas, habitualmente presentes en los asaltos a viviendas, los hurtos masivos en establecimiento comerciales y también las ’razzias’ de robos, especialmente en áreas rurales, que convive con la emergencia de un tipo de delincuente más impulsivo, y probablemente más joven, que sustrae pequeñas cantidades de dinero.

Este último grupo ha estado históricamente vinculado con el consumo de sustancias estupefacientes, una actividad en la que el año pasado mejoraron los resultados policiales, con 375 casos de tráfico de drogas duras y 193 de blandas. Más del 90% de los primeros y más del 80% de los segundos se concentraron en la provincia de Zaragoza.

Otros indicadores, como la evolución de los registros de cuello blanco, refuerzan esa tesis. Asi, las 2.062 estafas investigadas el año pasado son 180 y 431 más que las de los dos ejercicios precedentes, pero, al mismo tiempo, 4.024 y 2.540 en los anteriores a estos últimos. Ocurre algo similar con las apropiaciones indebidas, que pese a su ligero repunte son apenas una tercera parte de las que se daban en 2015.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here