Inicio Portada La corona zaragozana de la pobreza se enquista

La corona zaragozana de la pobreza se enquista

El círculo de los barrios tradicionales que rodean el centro la capital aragonesa se está cronificando como una franja de bajas rentas encajonada entre la ‘zona noble’ de la ciudad y los nuevos distritos de la periferia que llevan años acogiendo la migración interna de jóvenes y personas de mediana edad

0
El desarrollo urbanístico y económico de Zaragoza está dejando atrás a la población de barrios como Las Fuentes, en la imagen, San José, Delicias y La Almozara.

Zaragoza tiene, según se mire y aparentemente a menor escala, un no se qué de Detroit, la ciudad estadounidense que la pasada década se aseguró su puesto señero en la historia de la gentrificación y del urbanismo de la destrucción creativa. También tiene diferencias, claro: allí las políticas urbanísticas vaciaron el centro, hoy fantasmal, en beneficio de los nuevos desarrollos de la periferia mientras aquí la víctima eran los barrios tradicionales, buena parte de cuya población joven y de mediana edad fue desplazándose durante la burbuja inmobiliaria hacia los nuevos enclaves del norte y el sur, como Parque Goya, Valdespartera, Parque Venecia o Rosales, mientras las calles en las que crecieron avanzaban en envejecimiento y multiculturalidad.

Detroit, que culminó sus dos décadas de decadencia con la quiebra municipal de 2013, aun no ha encontrado la fórmula para revertir el proceso. Zaragoza está lejos de esa fase. De hecho, y pese a los claros mensajes sobre la segregación territorial que envían estadísticas como las de la Agencia Tributaria o la gestión de las ayudas de emergencia municipales, el nuevo equipo de gobierno municipal de PP y C’s persevera en recetas que tienden a intensificar esa deriva, como el abandono del proyecto de la línea dos del tranvía o el abandono de la eventual expansión del Bizi.

Mailrelay, email marketing

El informe sobre la “Renta neta media de Zaragoza y su entorno” elaborado por Ebrópolis con datos del estudio europeo Urban Audit, el mismo que alerta sobre la elevada dependencia de las pensiones como fuente de ingresos de los vecinos de Delicias, San José y Las Fuentes y que recoge cómo, además de en esos tres, más de la cuarta parte de los vecinos del casco viejo, la Madalena, El Gancho, Torrero-La Paz y los barrios rurales del oeste y el sur subsiste con menos de 10.000 euros anuales, pone sobre la mesa la existencia de una ciudad desigual.

“Las mayores diferencias se dan entre el centro y la corona de barrios”

“Una visión detallada de las diferencias en ingresos de renta entre los barrios” lleva a concluir que, “a grandes rasgos para la ciudad de Zaragoza, las mayores desigualdades se aprecian entre el centro de la ciudad (con renta muy superior a la media) y la corona urbana de barrios tradicionales consolidados (rentas inferiores a la media)”, señala el informe, que añade que “además, existe otra brecha entre esta corona urbana intermedia y los barrios y desarrollos urbanos más recientes ubicados en la periferia (renta en torno a la media o por encima)”.

Ese inquietante mapa de la distribución geográfica de la pobreza y la riqueza en la capital aragonesa, en la que los antiguos barrios obreros transformados hoy en multiculturales viajan en el furgón de cola, tiene, obviamente, matices, como las “fuertes diferencias de renta disponible” que se dan entre “secciones censales contiguas” en áreas de Delicias o el centro o la “distribución de ingresos más homogénea” que se da en áreas como el Actur o Santa Isabel.

“Los nuevos barrios y zonas en expansión de Zaragoza y los municipios del entorno que presentan una dinámica demográfica positiva han incrementado los valores de renta gracias al asentamiento de nuevas familias jóvenes en edad laboral”, concluye el estudio, que anota que “del mismo modo, se observa la existencia y cronificación de espacios con muy bajo nivel de renta” en esa corona intermedia de la ciudad.

En este sentido, el informe destaca que, “aunque se aprecia una leve reducción de las diferencias en los ingresos entre las zonas con mayor y menor nivel de renta” que los técnicos de Ebrópolis achacan a la caída del paro y el inicio de la recuperación económica tras la crisis, esos “desequilibrios continúan siendo importantes”.

“Los barrios del centro de la ciudad (con rentas medias-altas) son los espacios que más renta pierden”, añade, “probablemente por el envejecimiento de la población” y por la pérdida de capacidad adquisitiva derivada de la caída de otros tres factores como “los ingresos del capital mobiliario, [las] rentas por arrendamiento de inmuebles o [los] rendimientos de actividades económicas de este sector de la ciudad”.

Una recuperación más lenta que en el resto del país

Zaragoza y su área metropolitana “destacan por situarse por encima de la media española” en renta por hogar (31.789 euros por 27.558) y por persona (12.356 por 11.074), aunque esta afirmación también tiene matices: la segunda “retrocede ligeramente” mientras la primera sigue sin alcanzar los niveles de 2011.

La capital aragonesa “ocupa el puesto 34 de 126 ciudades en 2016, mientras que el año 2013 se situaba en la posición 21 de 103” para el primer indicador y pasa del 25 al 28 en el segundo, lo que indica que la recuperación está siendo más lenta que en otras zonas.

La distribución de la renta por hogar incluye, pese a la “tendencia hacia la reducción de las desigualdades”, una serie de “diferencias acusadas” donde algunos subdistritos del Centro, Universidad y Casablanca “pierden valor en este indicador entre 2016 y 2017” mientras registra aumentos de “más de 1.000 euros” en otros de la periferia como Parque Venecia, Parque Goya-Picarral y Miralbueno (aunque también en áreas de Oliver, el Distrito Sur o El Rabal) mientras esos aumentos resultan “más modestos” Delicias y Las Fuentes.

El indicador de la renta por persona, por último, replica el mapa de las coronas concéntricas:  “los mayores descensos netos se dan en áreas del Centro, Delicias y San José”, señala, mientras “se aprecia una pérdida de renta por persona en varios subdistritos de Casco Histórico, Centro, Universidad, Delicias, Sur, San José, Las Fuentes o Torrero-La Paz”.

De hecho, menos de la tercera parte de las subáreas “mejoran su valor entre 2016 y 2017”, con los mayores crecimientos en zonas homogéneas como el Actur y el Picarral y en dos de la periferia como Parque Goya y “el subdistrito que agrupa Oliver y Miralbueno”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here