Inicio Aragón La construcción y el consumo a crédito sustituyen a las exportaciones como...

La construcción y el consumo a crédito sustituyen a las exportaciones como motor económico aragonés

Aragón creció un 3,03% el año pasado, pero gracias a valores de burbuja

0

La economía aragonesa creció un 3,03% en el año 2018. El dato, recién publicado por el Gobierno de Aragón, muestra un tejido económico expansivo y saneado, con un ritmo de crecimiento cinco décimas superior al anotado por España (2,5%), y un punto y una décima superior al crecimiento del conjunto de países de la Unión Europea (1,9%). Sin embargo, esconde nubarrones: el avance del PIB aragonés es ligeramente inferior a la previsión que el Gobierno de Aragón realizó el pasado mes de octubre (3,1%). Y es inferior porque en el cuarto trimestre el crecimiento económico fue sensiblemente menor, un 2,4%.

Esto es, la economía aragonesa, como el resto de España y Europa, muestra síntomas de agotamiento y desaceleración. Que, en el caso aragonés, se observan en dos indicadores fundamentales. El primero, las exportaciones: «se observa cómo la demanda exterior neta desaceleró su ritmo de crecimiento a lo largo de todo el ejercicio y su contribución al crecimiento aragonés durante el conjunto del año 2018 sería negativa, como consecuencia de un peor comportamiento de las exportaciones», dice la DGA. El segundo, la administración pública: «El gasto en consumo final de la Administración Pública regional creció durante el año 2018 un 2,5% interanual, dato inferior al registro del ejercicio anterior (4,1%)».

Fruteria online

¿Qué ha sostenido el crecimiento del PIB aragonés? Los valores de burbuja. «Liderando el crecimiento aragonés durante el agregado del ejercicio se encontraría el sector de la construcción, que aceleró su crecimiento hasta el 7,4% anual en el año 2018, dato superior en dos puntos al registrado en 2017 (5,4%)», señala el Gobierno de Aragón. A su estela, la «demanda interna». «Desde el punto de vista de la demanda, el crecimiento de la economía aragonesa se explica por el buen comportamiento de la demanda interna, ya que la contribución del sector exterior al PIB aragonés fue negativa». «En concreto, el consumo de los hogares registraba en el agregado de 2018 un crecimiento interanual del 2,3%», resume la DGA.

Y aquí, la interpretación. «De esta forma, la evolución del consumo de los hogares en Aragón sigue manteniendo una senda de crecimiento destacada, reflejando la prolongada mejora del mercado de trabajo regional, la mayor facilidad de acceso al crédito gracias a la política monetaria expansiva implementada por el BCE y el ahorro que supone los contenidos precios del petróleo». En resumidas cuentas, la fabricación y producción de bienes para la exportación ha sido sustituida por el consumo, el crédito, la construcción, los ingredientes fundamentales de una burbuja. «La industria manufacturera aragonesa creció un 2,8% en tasa interanual, aunque el ritmo de avance es inferior al experimentado durante el año 2017 (6,2%)».

«La inversión en bienes de equipo aceleró su evolución en términos interanuales hasta el 9,4%, dato superior al crecimiento registrado en el ejercicio precedente (4,1%). Por su parte, la inversión en construcción se aceleró también hasta el 8,5%, avance seis décimas superior al dato del año 2017 (7,9%)», recuerda la DGA en su avance económico, destacando que «las importaciones aceleraron su ritmo de avance hasta el 5,9% interanual, tres puntos y seis décimas superior al del año anterior (2,3%)». 2019 será el año en el que se verá si esas inversiones e importaciones sirven para recuperar las exportaciones aragonesas, o si la desaceleración de países como Alemania o el Reino Unido toca de lleno en nuestra economía. De momento, la evolución del mercado laboral aragonés muestra síntomas de estancamiento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here