Inicio Deportes “Había un plan para privatizar el deporte municipal y lo hemos parado”

“Había un plan para privatizar el deporte municipal y lo hemos parado”

Pablo Híjar hace balance de su gestión al frente del área de Deportes del Ayuntamiento de Zaragoza

0
Pablo Híjar, concejal de Vivienda y Deporte del Ayuntamiento de Zaragoza.
Pablo Híjar, concejal de Vivienda y Deporte del Ayuntamiento de Zaragoza.

Sus relaciones con la directiva del Real Zaragoza, el cambio de nombre del pabellón Príncipe Felipe, trabajo con el deporte base… Pablo Híjar repasa sus tres años y medio como concejal encargado del ámbito deportivo en el Ayuntamiento de Zaragoza. Y lanza un mensaje a navegantes: “Allí donde no existe un contrapoder las cosas no salen bien”.

Han pasado más de 3 años y medio desde que Zaragoza en Común pasó a gobernar la ciudad de Zaragoza. ¿Qué balance hace de las acciones emprendidas en su Concejalía en el ámbito del deporte?
El deporte tiene una gran importancia social pero al principio nuestra propuesta era muy modesta: fundamentalmente detener las privatizaciones y los recortes en el presupuesto. Cuando entramos el presupuesto estaba por debajo del coste real del servicio, se había infradotado durante la última legislatura con un importe de en torno a los 3 millones de euros.

Fruteria online

Hemos subido el presupuesto en torno al 15% anual, cambiando la tendencia de los recortes y finiquitando la deuda. Y hemos parado las privatizaciones en un área, la de Deportes, que tenía seguramente la mayor privatización del Ayuntamiento. Cuando entramos nos dimos cuenta de que era muy difícil encontrar una instalación municipal en la que no existieran problemas para el mantenimiento de la infraestructura: goteras, problemas en los vasos de las piscinas, etc. Eran cosas que costaban mucho dinero y, por eso, no hemos podido hacer grandes proyectos.

Las grandes inversiones de este mandato han sido el campo de fútbol de Casetas, la reforma del CDM Gran Vía y fomentar el deporte en la calle. Ha habido una política activa en torno a los potreros -canchas de fútbol o baloncesto en la calle-, haciendo instalaciones por ejemplo en Arcosur. Hicimos un circuito de Pumptrack -instalación de BMX- en Parque Goya, que ha supuesto una revolución para el barrio por el alto número de chavales que la usan. Y hemos renovado el Skate Park de Vía Hispanidad que ahora cuenta con un skate bowl, el único de Zaragoza. Y también hemos fomentado los gimnasios en la calle, implantando varios en la ciudad.

¿Cómo se ha enfocado la remodelación del campo de fútbol de Casetas?
Hubo una revisión de la instalación eléctrica tras la que vimos que no estaba en condiciones. Aquello precipitó la remodelación, parando incluso un mes la actividad deportiva. La gran inversión en fútbol de este gobierno se ha hecho en este barrio rural.

Háblenos del campo de rugby de la ciudad.
Hemos invertido 600.000 euros en su césped, que lleva un amortiguador debajo de la superficie de hilos. Hace poco tuvimos a la selección española sub21 entrenando y nos decían que en estos momentos no había una instalación con esa calidad. Este césped ya permite hacer partidos con selecciones o equipos importantes, aunque el campo está un poco desnudo todavía a nivel de grada.

Y también ha habido novedades en senderismo.
Así es. Hemos mejorado el programa Zaragoza Anda, con más de 20 rutas por la zona periurbana de Zaragoza. Hasta ahora sólo se podían seguir las rutas con un PDF colgado en la web del Ayuntamiento y ahora las hemos señalizado, están a punto de inaugurarse.

Pablo Hijar, en la plaza del Pilar
Pablo Hijar, en la plaza del Pilar

“El fútbol es el deporte mayoritario de nuestra clase”

¿Con qué problemas se ha enfrentado en su gestión?
Había muchos desaguisados que nos ha tocado resolver, como la regularización de los campos de fútbol. La inmensa mayoría no tenían un documento que acreditara la cesión de esa instalación por parte del Ayuntamiento a los clubes. Nos pusimos en marcha para solucionar esto porque nos preocupaba que en Madrid, Sevilla y otras ciudades, el Partido Popular había emprendido caminos de privatización de los campos de fútbol que funcionaban de un modo parecido al que teníamos aquí. Nos asustaba que, en el futuro, se quisiese ‘regularizar’ esta situación mediante privatizaciones, ya que los clubes no son empresas. Ahora hemos creado un modelo mediante el cual se ceden a los clubes durante 8 años, con derechos y obligaciones claras para todas las partes.

También quisimos impulsar el fútbol femenino, porque íbamos en el furgón de cola en cuanto a jugadoras. Planteamos la obligación de que, en tres años, cada club que gestionase un campo de fútbol tuviese un equipo de fútbol femenino excepto los clubes de barrios rurales. Hubo muchas críticas, de partidos como el PSOE y de grandes empresas de comunicación que incluso hablaban de ‘guerra del fútbol’.

Dicen que a la izquierda no le gusta el fútbol.
Pues no es verdad. El fútbol es el deporte mayoritario de nuestra clase. En los barrios obreros, a menor renta más se practica el fútbol. Hemos conectado con los clubes y, por ejemplo, vamos a poner en marcha la ‘operación césped’. Hemos invertido 2 millones de euros en 6 cambios de césped, incluido el campo de rugby.

“Lo peor ha sido cuando el PSOE se ha alineado con PP y Ciudadanos”

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor que le ha pasado en su labor como concejal de Deportes?
Lo mejor ha sido la regularización de los campos de fútbol. Fue una apuesta valiente en la que solo nos apoyó CHA. Demostramos que era posible y que el mundo del fútbol no es nuestro enemigo.

Lo peor ha sido cuando el PSOE se ha alineado con PP y Ciudadanos. El caso más sonado fue cuando cambiamos el nombre al pabellón Príncipe Felipe, con una reacción constitucionalista histérica. Parecía que habíamos declarado la República por cambiarle el nombre a un pabellón. Fue el primer síntoma de que una parte de lo que entendíamos como ‘izquierda’ no iban a ser amigos. El PSOE nos ha impedido incluso hacer estudios sobre la remunicipalización de servicios como socorrismo, limpieza de instalaciones deportivas…

¿Tiene alguna espinita clavada?
Las municipalizaciones. Especialmente la de la limpieza, veíamos asumible sacarla de Urbanismo y pasarla a Zaragoza Deporte, pero no pudo ser.

Y otra buena idea que no pudimos sacar adelante era los agentes deportivos de barrio, que tendrían que dedicarse a enlazar los recursos deportivos con los sociales y con la gente pobre. Hubieran sido como educadores de calle, pero en el ámbito deportivo. Una propuesta muy interesante que no hemos desarrollado, aunque era compleja porque no teníamos plantilla suficiente.

¿Qué problemática hay con las contratas en el servicio municipal de deportes?
Hay muchísimas contratas. Existe un Plan Director de Deportes que conducía a la privatización. Tenemos contratas para socorrismo, mantenimiento, limpieza, taquillas… es una privatización de mano de obra. Y había privatizaciones brutales, como el sistema de concesión que es parecido al de las depuradoras del ICA: haces la inversión, la empresa privada construye el centro y se lo queda para explotarlo. Es el caso del CDM Duquesa Villahermosa, que responde a este modelo de gestión. Había un plan para privatizar el deporte municipal y se estaba haciendo, pero lo hemos parado.

Los recortes que hizo el PSOE fueron de presupuesto, plantilla y contratas. Se buscó debilitar mucho el servicio de instalaciones deportivas para justificar la privatización. Venden el mantra neoliberal de que las empresas privadas gestionan mejor y no es así. El CDM en el que más problemas tenemos es Duquesa Villahermosa: conflictividad laboral, mantenimiento, etc. El deporte, como servicio público, es muy complicado convertirlo en negocio si no es a base de precarizarlo un montón. Este tipo de instalaciones en manos privadas podría conducir a su cierre.

Pablo Híjar, en una asamblea vecinal. Fuente: Ayuntamiento de Zaragoza.
Pablo Híjar, en una asamblea vecinal. Fuente: Ayuntamiento de Zaragoza.

¿Cómo se podría mejorar el servicio?
Haría falta que se quitasen los impedimentos a la contratación pública. No puede ser que un Ayuntamiento tenga dinero y no pueda contratar, aunque hemos resuelto a corto plazo las necesidades. Hemos detenido la hemorragia de pérdida de empleo y que las instalaciones puedan abrir, pero ahora toca incrementar la plantilla para aumentar la calidad del servicio a los usuarios.

“El trato con la directiva del Real Zaragoza siempre ha sido cordial”

¿Cómo han sido las relaciones de su Concejalía con las directivas de los grandes clubes, como Real Zaragoza o Basket Zaragoza?
Parece que este Gobierno esté mal encarado con las directivas, pero no es así. El trato ha sido siempre cordial. No hemos recortado las subvenciones, aunque la DGA sí lo hizo al comienzo del mandato. Hemos aumentado las ayudas al deporte base y mantenido las que había al deporte de élite. Con la única directiva importante con la que hemos tenido tiranteces ha sido con la del Real Zaragoza, pero hay que reconocer que ha habido un trato excelente en el mano a mano y en La Romareda.

Hay que recordar que poco antes de la investidura del nuevo Gobierno se pusieron de acuerdo en el pleno con el llamado ‘Romaredazo’, que suponía ceder el campo sin garantías durante varios años y la construcción de un nuevo centro comercial en Zaragoza, donde conforme abre uno nuevo cierra otro… Tiempo después Lapetra hizo unas declaraciones exigiendo la remodelación del campo, en el verano pasado no vinieron a la recepción oficial para presionar a este Gobierno e intentar ejecutar una partida de 800.000 euros para el club, introducida por el PSOE.

Al final se llegó a un acuerdo con esos 800.000 euros…
Sí, pero fue con otras condiciones. No ha sido una ayuda directa, tienen que justificar todos los gastos, se arregla una parte de los graderíos de La Romareda, hay medidas para el fútbol base…

Pero siempre se está a vueltas con la reforma de La Romareda que, por cierto, incluso fue paralizada por el PAR y el Partido Popular en 2006.
Sí. Detrás de todas las operaciones de La Romareda está el suelo, que por su situación es muy bueno. El PSOE, en su anterior mandato, no invirtió nada en La Romareda. Nosotros hemos invertido en cuestiones de seguridad, como las puertas de emergencia -que no había-, la eliminación del foso que separaba la grada del campo, etc. Y recordemos todos quién puso a Agapito Iglesias, que fue una operación política orquestada por el Gobierno de Aragón, entonces del PSOE. Y también ha habido operaciones de especulación urbanística alrededor, como Torre Romareda.

“Francia nos ha dado un aviso”

Hablando más en general, usted es integrante del PCE y viene directamente del mundo del activismo, de la calle, el 15M, Stop Desahucios, las Marchas por la Dignidad… ¿Qué opina de las instituciones, ya desde dentro?
Soy activista social, militante comunista que cree en el comunismo no como una pose, sino para intentar hacer la revolución. Estamos dentro de unas instituciones del enemigo, no son nuestras sino del sistema y son parte del problema. Aunque consigas aplicar tu programa, hay otras instituciones o poderes públicos que intervienen para que no lo hagas: juzgados, Delegación del Gobierno, etc. A este Ayuntamiento sólo le han faltado intervenciones de la OTAN, exclusiones del espacio aéreo y cosas así, para intentar frenar las medidas más progresistas.

Hemos vivido cierta contradicción, porque yo aspiro a transformar la sociedad y construir unas instituciones desde abajo, un contrapoder. Allí donde no existe un contrapoder las cosas no salen bien. La institucionalización te afecta en lo cotidiano, te impide militar en las organizaciones como debería, te hace perder la perspectiva, no se crea conciencia sino que incluso se debilita porque hay problemas que solucionas por la puerta de atrás.

La principal labor de la izquierda, ahora, es recuperar el músculo militante y prepararnos para los acontecimientos que vienen, que no son solo de índole electoral. Francia nos ha dado un aviso. Hay que preparar a la izquierda para ese combate.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here