Inicio Opinión Fútbol: especulación y negocio

Fútbol: especulación y negocio

0

El pasado mes de agosto la nueva temporada comenzó y LaLiga Santander, Iberdrola y SmartBank ya están en marcha. Por su nombre no se sabe si se trata de un acontecimiento deportivo o de algo relacionado con los negocios y lo financiero, y es que el mercado no tiene límites cuando se trata de sacar beneficios: grandes empresas y bancos ven en el deporte un gran nicho de mercado, cuyo máximo exponente es el fútbol.

La apropiación de los nombres de las principales ligas españolas tiene el único objetivo de realizar una limpieza de imagen a estas grandes empresas y solo es la punta del iceberg de un deporte deshumanizado, repleto de casos de corrupción y delitos fiscales. Además, todas estas estrategias cuentan con el beneplácito de clubes dirigidos por magnates y por la institución dirigida por Javier Tebas, quien se encuentra investigado por la justicia por alzamiento de bienes y en su día tuvo que responder ante la Agencia Tributaria por evasión fiscal. Mención aparte requiere su pasado en Fuerza Nueva.

Mailrelay, email marketing

También es de destacar que los tres fichajes más caros a nivel mundial de este último mercado de verano jugarán en la Primera División masculina española (127, 120 y 100 millones de euros), mientras que la precariedad se asienta en nuestro país. Precariedad que empuja a muchos jóvenes a probar suerte en las casas de apuestas, gracias a cuya publicidad equipos como el Real Madrid o FC Barcelona se embolsan entre 6 y 8 millones de euros por temporada y que hace que se disparen los casos de ludopatía.

Todo vale en el mundo del fútbol y los grandes medios deportivos utilizan la devoción de los aficionados para justificar conductas totalmente inadmisibles. Ejemplo de esto fue la Ley Beckham, cuyo único propósito fue beneficiar fiscalmente a los jugadores extranjeros con altos salarios sin importar el aminoramiento de la recaudación para los servicios públicos y pese a la cual multitud de jugadores han sido sancionados por evasión fiscal: Modrić, Marcelo, Di María, Messi o Cristiano Ronaldo son algunos de los ejemplos. Hay que tener en cuenta que esta ley, tal y como ha sucedido recientemente en Italia, fue defendida por los grandes medios y las instituciones bajo la premisa de que era necesaria para atraer a los mejores jugadores del mundo a nuestro país.

Pero una vez visto por encima el contexto a nivel nacional, debemos preguntarnos cómo es la realidad en Aragón. El Real Zaragoza es el club deportivo con mayor masa social de la comunidad y, pese a que acumula 7 temporadas en Segunda División, no escapa de las dinámicas de los grandes clubes de Primera División. Como otros, la oligarquía local es su propietaria. Alierta, los Yarza, Carlos Iribarren y Juan Forcén, grandes empresarios y con grandes contactos con el poder político de la ciudad. Tras la campaña electoral que el Real Zaragoza brindó a la candidatura de Jorge Azcón para el PP, ya tiene vía libre para una reforma de la Romareda, asegurándose la inversión pública para el beneficio privado del club. Todo esto sucede mientras el Zaragoza CFF, club femenino que disputa la Primera División B femenina, es expulsado del estadio Pedro Sancho por no poder hacer frente a las condiciones impuestas por la Federación Aragonesa de Fútbol. Cabe preguntarse dónde queda la promoción del deporte femenino con la que muchos se llenan la boca cuando no hay intereses económicos a gran escala de por medio.

Por otro lado, la SD Huesca se encuentra inmersa en el caso Oikos, la investigación policial que reveló que tanto directiva como jugadores del club se encuentran involucrados en el amaño de partidos con el fin de beneficiarse del cobro de apuestas deportivas, la enésima señal de que en los clubes la corrupción está institucionalizada. Al mismo tiempo, el Real Zaragoza, cuyo consejero delegado, Luis Blasco, fue condenado por las tarjetas black, sigue firmando acuerdos con casas de apuestas. Tras finalizar el contrato con El Dorado, el Real Zaragoza firmó un contrato de colaboración con William Hill y la publicidad de las casas de apuestas en los paneles de la Romareda son una constante.

La realidad aragonesa no es diferente a la del resto del país y, frente a todo esto, hay que subrayar la necesidad de devolver el deporte a la sociedad. Un deporte accesible para todo el mundo y alejado de la corrupción, la competitividad extrema, etc. Asimismo, la apuesta por el deporte base desde la igualdad es fundamental para lograr modelos de ocio saludable, alejados de las casas de apuestas y la ludopatía. Acabemos con las SAD y recuperemos lo que es nuestro.

 

Chabier Andrés, Juventud Comunista en Aragón

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here