Inicio Aragón Español violento de 25 a 44 años: ese es el perfil del...

Español violento de 25 a 44 años: ese es el perfil del maltratador en Aragón

Los jueces imponen medidas preventivas a más de 800 hombres cada año en la comunidad por agredir, vejar o amenazar a sus parejas y exparejas mientras aumentan las víctimas entre las mujeres menores de edad y las mayores de 45 años

0
Los juzgados imputan cada semana a más de 16 varones por maltratar a mujeres en Aragón.

Español, de 25 a 44 años, más violento que amenazador y más proclive a la destrucción moral que a la mera coacción. Ese es el perfil del maltratados machista en Aragón, según ponen de manifiesto los datos sobre violencia doméstica y violencia de género que acaba de hacer públicos el INE (Instituto Nacional de Estadística).

Según este trabajo, los juzgados de la comunidad llevan tres años imponiendo medidas cautelares como presuntos autores de delitos de violencia de género a más de 800 varones: 874, 820 y 847 de 2016 a 2018 después de un lustro, desde 2011, por debajo de esa cota.

Fruteria online

La violencia machista crece en Aragón, y lo hace especialmente en algunas franjas de edad. Los maltratadores de 25 a 44 años, los más habituales, llevan tres años por encima del medio millar mientras en las capas inmediatamente superior e inferior, la de 18 a 24 y la de 45 a 65, las cifras llevan se están estabilizando en niveles más elevados que a principios de la década: en el entorno del centenar entre los primeros y por encima de los doscientos entre los segundos.

Los jubilados se mantienen por encima de la veintena de casos mientras entre los menores de edad los registros no llegan a la decena.

Esos datos presentan, pese a lo amplio de las franjas de edad con las que trabaja el INE, algunos contrastes con la de las víctimas, entre las que el aumento se da en todos los escalones.

Las denunciantes de 25 a 44 son las más numerosas, con más de quinientos episodios al cabo del año, en un volumen similar a los imputados de esa misma edad. Sin embargo, entre las menores llegaba triplicarse al alcanzar las 25, es netamente superior entre las de 25 a 44, que no han pasado de 141 en lo que va de década, y resulta claramente interior entre las de 45 a 64, lo que parece indicar entre los maltratadores un patrón de preferencia por mujeres de menor edad.

Mayoría autóctona en agresores y víctimas

En cuanto a la nacionalidad de los agresores, el predominio de los españoles es claro. Llevan toda la década siendo más de la mitad de los encartados, con registros por encima de los 400 denunciados por año que llevan camino de estabilizarse en el medio millar en pocos años.

Les siguen en número los comunitarios, con un récord de 160 el año pasado que los sitúa a clara distancia tanto de los maltratadores de origen americano (110) como de los procedentes de África (93). La estadística no refleja los estereotipos ‘fake’ que hablan de una violencia machista importada.

El perfil de las víctimas en función de su origen geográfico resulta similar, con una preponderancia de las españolas (463 sobre 849) y, en este caso, una prevalencia similar entre las comunitarias (146) y las americanas (143) que duplica a la de las africanas (73) tras haber llegado a triplicarlas en los primeros años de la década.

Esas discordancias entre los grupos de víctimas y de maltratadores apuntan a que los episodios tienen cierta prevalencia entre las parejas mixtas, de las que cada año se registran ‘con papeles’, ya sean administrativos, civiles o religiosos, alrededor de 800 en la comunidad. Superan las 18.000.

Más agresiones que amenazas, más vejaciones que coacciones

Los datos del INE también dan bastantes pistas acerca del perfil delincuencial de los maltratadores en la comunidad. Son, fundamentalmente, violentos.

Los delitos de lesiones por los que son encartados suponen casi la mitad (460 de 983 el último año), con una prevalencia que triplica con creces a la que presentan los episodios de amenazas (163). Los más de 250 casos de torturas y de ataques contra la integridad moral, y el hecho de que quintupliquen de largo a las coacciones (38), refuerzan esa tesis.

Por último, la estadística del INE revela que casi la mitad de las agresiones o las situaciones de acoso se dan entre parejas que ya no lo son: las víctimas que había superado una relación de matrimonio (59), de noviazgo (170) o de convivencia de hecho (166) más las que se encontraban en fase de ruptura (19) sumaron el año pasado 414 frente a las 435 (200, 107 y 128) que sufrieron los ataques en ellas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here