Inicio Aragón El truco del desagüe: el ICA duplica en tres años la factura...

El truco del desagüe: el ICA duplica en tres años la factura del agua de los aragoneses

Las familias pagaron el año pasado más de 75 millones de euros por el contestado Impuesto de Contaminación de las Aguas mientras los gastos básicos de las viviendas, como la electricidad o los alquileres, siguen desbocados

0
El gasto de las familias aragonesas en depuración saneamiento de las aguas residuales se ha disparado en los últimos tres años.

El agua siempre se escapó entre las manos. Ahora también lo hace el dinero que cuesta depurarla cuando se va por el desagüe. Al menos en Aragón, donde la factura que pagan las familias por el saneamiento de las aguas residuales prácticamente se ha duplicado en los últimos tres años, coincidiendo con la creación del ICA, el Impuesto de Contaminación de las Aguas destinado a pagar los desfases económicos del desmesurado Plan de Depuración, y su extensión a la ciudad de Zaragoza, donde, industrias al margen, se hallan la mitad de los contribuyentes domésticos.

El acuerdo del cuatripartito PSOE-Podemos-Cha-Par contempla su derogación para “establecer una de nueva figura tributaria, atendiendo a las conclusiones y propuestas del dictamen de la comisión especial de las Cortes de Aragón” con el fin de “evitar una fiscalidad desigual en relación con el resto de las comunidades autónomas”,

Mailrelay, email marketing

Sin embargo, y mientras ese nuevo tributo llega a las casas de los aragoneses, el coste del agua se ha disparado para esas mismas familias, tal y como pone de manifiesto la reciente última edición de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE (Instituto Nacional de Estadística), la cual deja poco espacio para las dudas.

Las gráficas indican cómo la factura del saneamiento del agua se está disparando al mismo tiempo que baja la del consumo, a la que lleva tres años superando.

 

Las familias aragonesas pagaron el año pasado 75,46 millones de euros por el saneamiento de las aguas residuales de sus viviendas, prácticamente el doble de los 40,6 que les había costado ese mismo servicio en 2015, el año anterior a la creación del ICA en los primeros presupuestos del Gobierno PSOE-Cha.

No obstante, el encarecimiento de la factura ya venía de atrás, al haberse duplicado en los siete años anteriores, desde los 20,72 de 2008, el año en el que, tras firmar un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente, entonces dirigido por Cristina Narbona, la DGA asumía el saneamiento de los ríos pirenaicos con una transferencia de 169 millones de euros cuyo destino final nunca ha llegado a ser aclarado. La versión oficial se limita a admitir que ese dinero se gastó en otras cosas, pero no en depuradoras.

Pagar más por consumir menos

Resulta llamativo que el encarecimiento del saneamiento, de competencia autonómica con la salvedad de conflictos como el de Zaragoza, coincida con una reducción de la factura del suministro de agua de boca, un servicio municipal o, en ocasiones, mancomunado. La factura global de este ha pasado de 64,53 a 52,41 millones de euros en la comunidad en esos mismos tres años, precedidos de otro recorte de algo más de cuatro en los dos anteriores.

La rebaja de esa factura global no tiene que ver con la distribución de las competencias entre administraciones sino con una reducción del consumo que se está dando de manera generalizada en todo el Estado.

Sin embargo, cosas de los números pero también de la política, a los aragoneses les sale cada vez más caro consumir menos agua y, en consecuencia, lanzar menos por sus desagües: 105,1 millones de euros en 2015 por 127,8 en 2018.

Los gastos medios por hogar se han disparado en ese trienio de los 194,73 euros por hogar y año iniciales, 119,36 por el abastecimiento y 75,37 por el saneamiento, a los 236,8 actuales, 97,07 por el agua que sale del grifo y 139,73 por la que se va por el desagüe: un 18,7% menos y un 85,3% más.

El ICA genera la mitad del encarecimiento

Ese encarecimiento de la factura relacionada con el agua coincide con un alza generalizada del coste de los servicios básicos de una vivienda, con la excepción de la recogida de basuras, que ha caído casi un 15% (de 60,79 a 51,79 millones) en ese trienio para caer por primera vez en seis años por debajo de los cien euros anuales por familia.

No ocurre lo mismo con la energía, cuya facturación se encuentra en niveles de récord en la comunidad con 421,4 millones de euros en el caso de la electricidad (780,34 por familia al año, 65 por mes) y con 189,2 en el del gas (350,37).

Sin incluir los alquileres (702 millones al año en su conjunto en la comunidad), esos aumentos sitúan el gasto medio de un hogar aragonés en estos conceptos en el entorno de los 1.500 euros por año, unos 125 más que hace tres años. Algo más de la mitad de ese encarecimiento, 64,36 euros, tiene como causa el ICA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here