Inicio Deportes El Real Zaragoza elude la liquidación, pero tendrá que pagar los atrasos...

El Real Zaragoza elude la liquidación, pero tendrá que pagar los atrasos a 200 acreedores

El Juzgado de lo Mercantil número 2 obliga a la compañía deportiva a entregar a 200 empresas y futbolistas los 844.500 euros de los dos primeros plazos del concurso que no les abonó alegando que no le habían facilitando una cuenta bancaria, pero descarta que eso suponga un incumplimiento del convenio, lo que habría conllevado su disolución

0

El Real Zaragoza SAD ha salvado su primer match-ball judicial: seguirá vivo, pero tendrá que pagar a 200 acreedores los más de 800.000 euros que dejó de abonarles en los dos primeros  plazos del concurso, según indica un auto de la magistrada del Juzgado de lo Mercantil número 2 de la capital aragonesa, Carmen Villellas.

La compañía deportiva no cumplió los dos primeros plazos del convenio con los acreedores al no pagar en los meses de julio de 2018 y 2019 un total de 844.501 euros a 200 de las casi 300 empresas, profesionales y futbolistas que ya en 2012 evitaron su liquidación al aceptar perdonarle una parte de los débitos y postergar la liquidación de la parte que quedaba viva, y que unos años después volverían a hacerlo.

Mailrelay, email marketing

Sin embargo, la jueza descarta que se trate de un incumplimiento del calado de los que activan el artículo 140 de la Ley Concursal, que conlleva la resolución del convenio y, en consecuencia, la liquidación del deudor.

Mientras varios acreedores, como el Skaktar Donestk ucranio o el Milán italiano, la compañía eléctrica Endesa o la empresa argentina Tilsa, denunciaban esa situación ante el juzgado, el Real Zaragoza le solicitaba que las cantidades no pagadas a esos 200 firmantes del convenio se dieran por saldadas argumentando que si no cobraban se debía a que no habían cumplido uno de los requisitos del acuerdo como era el de comunicar una cuenta bancaria en la que efectuar los pagos.

La jueza, por su parte, descarta también esa opción y determina que la compañía deportiva zaragozana deberá pagar esas deudas una vez haya liquidado el resto del convenio, lo que, salvo sorpresa, pospone a 2027 la primera fase del saneamiento, la previa a la liquidación de la deuda subordinada, que suma otros treinta millones. Casi la mitad de ese dinero, 121.295,73 y 237.294,70 euros, corresponde al Shaktar y al Milán.

El saneamiento se pospone un año más

La jueza expone su decisión en el auto por el que resuelve la impugnación de Tilsa contra el recurso interpuesto por Real Zaragoza SAD frente a la providencia por la que ordenaba a este último “que efectúe el pago de los plazos pendientes del convenio (primero o segundo) a los acreedores”.

La magistrada estima parcialmente el recurso de la compañía deportiva al admitir que las cantidades no desembolsadas en los dos primeros plazos “se pague(n) como un pago anual a añadir a continuación del último de los pagos pactados” para los acreedores que no habían comunicado sus cuentas con un mes de antelación al primero de los vencimientos.

Pretender que esa parte de la deuda (844.501 euros) quede saldada por no conocer las cuentas en la que debía ser ingresada es, señala la jueza, “una interpretación interesada” de la quinta cláusula del convenio por parte del Real Zaragoza.

“La renuncia al cobro de un crédito ha de ser expresa”, señala el auto, en el que la magistrada descarta dar por incumplido el convenio con los acreedores y ordena el “pago anual adicional” de esas cantidades.

Cuatro ‘match-ball’ salvadas y la quinta en juego

El Real Zaragoza salva de esta manera una nueva bola de match, la cuarta al menos, en su década azarosa, en la que combina dos permanencias por cuatro y por dos puntos, un descenso y siete temporadas en segunda, una categoría en la que solo el Alcorcón, con ocho, y el Numancia, con nueve, llevan más años de un tirón.

La primera la salvó en 2012, cuando, unos meses después de haberse declarado insolvente el año anterior, los acreedores aceptaron reducir la deuda ordinaria de 91 millones a 68. Esa primavera vendría el descenso a segunda que le daba tres años de carencia para pagar la deuda y, en 2016 y ya con los nuevos propietarios, una nueva rebaja a 27,2 con otros dos de aplazamiento.

Sin embargo, tal y como adelantó CierzoDigital, el Real Zaragoza dejaba de pagar 556.500 euros a 207 de sus 299 acreedores en julio de 2018, aunque sí hacía efectivos desembolsos por valor de 692.495 a otros 92, y un año después doscientos dejaban de recibir 278.001 mientras el resto ingresaba 1.475.146. La no declaración de incumplimiento del convenio ha sido la cuarta.

La quinta bola de partido se juega en Valencia, donde la sentencia que absuelve a la empresa y a sus jugadores de amañar con el Levante el partido que le dio la permanencia en 2011, aunque condena por falsedad al expropietario Agapito Iglesias y a su ejecutivo Javier Porquera, narra un tinglado para descapitalizar la entidad en vísperas de la declaración de insolvencia que, a expensas de que ese relato se confirme o modifique y de que a alguna parte pueda interesarle plantearlo en el juzgado, expone a la entidad al riesgo de que el concurso fortuito pueda transformarse en una quiebra fraudulenta.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here