Inicio Deportes El Real Zaragoza debe a sus gestores más dinero del que ha...

El Real Zaragoza debe a sus gestores más dinero del que ha generado en cinco años

La eventual capitalización de los préstamos de los patronos de la Fundación Zaragoza 2032, que modificaría los equilibrios societarios de la compañía deportiva para quedar bajo el control de César Alierta, provoca tensiones en el consejo de administración, en el que las decisiones de calado requieren el acuerdo de tres de los cuatro empresarios que lo dirigen

0
Los administradores concursales alertan de los riesgos para la viabilidad económica del Real Zaragoza, que sigue con riesgo de descenso en el ámbito deportivo.

El Real Zaragoza es un pez que se muerde la cola. La devora, más bien. “La incertidumbre que supone la posibilidad de no recuperar la categoría [de primera división] afecta muy significativamente a la viabilidad de la sociedad”, señalan los administradores concursales en su último informe dirigido al Juzgado Mercantil número 2 de la capital aragonesa, en el que añaden que aunque “puede tener equilibrado su presupuesto operativo en segunda división, el esfuerzo financiero para poder cumplir con los compromisos de pago que establece el convenio [con los acreedores] afectará negativamente al presupuesto destinado a la plantilla deportiva haciendo más difícil alcanzar el objetivo de ascenso a primera división”.

“Salvo que aparecieran nuevas fuentes de financiación”, añaden, en una coletilla que se ha convertido en fija en los trabajos de seguimiento que recibe la magistrada desde hace cinco años. “Se continúa con las mejoras en la gestión”, anotan los administradores, que llaman la atención sobre dos aspectos: “la situación financiera sigue siendo difícil (…) y continúa habiendo importantes pendientes de créditos” y, por otro lado, el plan de viabilidad “estaba construido sobre la hipótesis de militar en primera división”.

Mailrelay, email marketing

Sin embargo, esas fuentes de financiación no aparecen en una sociedad anónima que en la faceta deportiva encara el tramo final de su sexta temporada en segunda mirando, más de frente que de reojo, al abismo de un descenso de categoría mientras, en el ámbito económico, afronta a primeros de julio un compromiso clave: el inicio de los pagos a los acreedores ordinarios, a los que deben entregar, vía juzgado, 1,9 millones de euros a los que les seguirán, con ritmo ascendente, otros 23,5 en los seis años siguientes.

El Real Zaragoza, que con un balance de 88,2 millones de euros acumula deudas por algo más de 84 millones y arrastra pérdidas por 48, presenta un discreto resultado positivo de 4.415.532,17 euros gracias a dos maniobras de sus nuevos, o quizás no tanto tras casi un lustro a los mandos, gestores de la Fundación Zaragoza 2032: lograron que los acreedores aceptaran una nueva quita que redujo la deuda ordinaria de 68 a 27,2 millones y un nuevo aplazamiento de dos años para comenzar a saldarla, por una parte, y, por otra, aportaron vía créditos 5.543.646 euros como préstamo.

A largo plazo y con carácter participativo, es decir, un dinero susceptible de ser transformado en acciones como ya ocurrió con los fondos que aportaron el primer año, que han permitido a varios empresarios entrar en el accionariado a través de sus empresas. Y también obtener una expectativa de ingresos, ya que ese préstamo generó solo el año pasado 470.318 euros en intereses.

Los equilibrios de poder en el consejo

“A partir del cambio de accionistas y gestores en julio de 2014, esta viene realizando una importante reestructuración operativa. Los resultados económicos de este ejercicio confirman por cuarto año consecutivo el éxito económico de la gestión”, señalan los administradores con respecto al cierre de la campaña pasada. Cierto. Aunque no menos que otras dos realidades: los préstamos vivos de esos mismos gestores superan en 1,1 millones a los resultados de ese mismo periodo y en una cifra similar a los 4.500.660 euros que suma el capital social actual de la compañía deportiva.

Los patronos de la fundación controlan el 93,66% de las acciones tras la ampliación de capital cerrada hace tres años cola capitalización de los primeros préstamos, de 2,5 millones, que redujo la participación de la entidad que gestiona los títulos de Agapito Iglesias al 19,35%. César Alierta posee un 27,41%; las familias Yarza, Forcén e Iribarren, un 16,3% cada una, y los pequeños accionistas, el 4,34% restante.

Ese cuadro deja en manos de los consejeros, de acuerdo con el artículo seis de los estatutos de la compañía y con el 153.1.b de la Ley de Sociedades Anónimas, tanto una eventual ampliación de capital de otros 2,25 millones de euros que no requiere el visto bueno de la asamblea de accionistas como la capitalización del total de la deuda, que sí necesitaría el visto bueno de una junta que dominan en grupo pero no por separado salvo que tres de ellos se alíen.

Y eso, en un proceso al que no son ajenos los malos resultados en la faceta deportiva, lleva provocando desde hace un tiempo tensiones entre los consejeros, ya que una operación de ese tipo, según explican fuentes conocedoras de la entidad, cambiaría los equilibrios societarios para dejar el Real Zaragoza en manos de Alierta por haber aportado la mayor parte de los préstamos, algo de lo que, según esas mismas fuentes, no son partidarios el resto.

Exjugadores que no se localizan

El Real Zaragoza tiene esta temporada un presupuesto operativo de 15,91 millones de euros (la mitad, 7,7, para pagar a los jugadores) con el que espera obtener unos beneficios antes de impuestos de 3,56 con los que triplicaría los resultados de la campaña anterior. De lograrlo, podría hacer frente al primer pago del concurso, lo que evitaría que incurriera en causa de liquidación por impago.

A esa cantidad se le suman otros 1,63 millones que debe entregar a la Agencia Tributaria (1,59), la Seguridad Social y el Ayuntamiento de Zaragoza. “En el mes de marzo de 2018 finalizó el pago del privilegio” al consistorio, “que se satisfacía en pagos mensuales de 840 euros”, señalan los administradores. La cifra anual era 75 veces inferior a los 800.000 euros que, con los votos de PP, PSOE y C’s, esa misma institución acordó entregar a la empresa deportiva como subvención el año pasado.

El informe, por último, incluye una curiosa referencia a las deudas con los futbolistas que pasaron por el Real Zaragoza en años anteriores. La deuda salarial “ya se afrontó hace dos temporadas casi en su totalidad, quedando tan solo algún jugador de temporadas anteriores que no se ha conseguido localizar por el momento”, señalan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here