Inicio Aragón El Gobierno de Aragón destina otros 2,7 millones al coche eléctrico de...

El Gobierno de Aragón destina otros 2,7 millones al coche eléctrico de Opel

Lanza una línea de subvenciones para financiar iniciativas de diseño e investigación de vehículos tras haber destinado cuatro millones directamente a la multinacional francesa para pagar “proyectos de eficiencia energética y medioambiental”

0
El Gobierno de Aragón sostiene que este tipo de subvenciones no son ayudas directas de la Administración a la industria, una práctica prohibida por la UE.

No serán cuatro millones de euros sino 6,73. El Gobierno de Aragón ha aprobado, con el aval de las Cortes de Aragón, un segundo decreto con ayudas económicas por valor de 2,73 millones para captar empresas que se dediquen al diseño de coches eléctricos tras haber destinado otros cuatro a la planta de Opel en Figueruelas para financiar “proyectos de eficiencia energética y medioambiental”.

Los fondos de la segunda ayuda, detraídos de la partida de “Apoyo a Empresas Aragonesas” del Departamento de Economía (los de la primera salieron del Fondo de Garantía de Servicios Públicos), están en realidad destinados a una “convocatoria de subvenciones para realizar en Aragón proyectos empresariales relativos al desarrollo del vehículo eléctrico” con el que el Gobierno espera impulsar a algunas de las quince empresas que hace unos meses mostraron su interés por captar financiación para alguno de los 19 proyectos relacionados con este tipo de transporte en los que están trabajando.

Fruteria online

“Es de excepcional y urgente necesidad convocar con la máxima celeridad esta línea de subvenciones, en tanto que resulta fundamental para canalizar inversiones productivas en el actual contexto global y, muy especialmente, en el sector de la automoción”, señala el texto del decreto, que recuerda que este “representa el 17% del VAB (Valor Añadido Bruto) industrial autonómico y el 4,35% del VAB de la región”, aunque, eso sí, con una estructura macrocefálica: un fabricante (Opel) y un tejido de empresas auxiliares que, aunque producen en algunos casos para más de una marca, trabajan mayoritariamente para este.

“La línea de subvenciones que se pretende convocar va dirigida a las empresas del sector de la automoción establecidas en la comunidad autónoma” y tiene como objetivo financiar actuaciones de “desarrollo experimental e investigación industrial en torno al vehículo eléctrico”, matiza el decreto, aunque resulta obvio que las normas para distribuir las ayudas serán redactadas ya en la próxima legislatura.

Un tercio del empleo

El documento habla de favorecer “que el sector empresarial aragonés pueda convertirse a corto plazo en un referente internacional, con el consiguiente impacto en nuestra economía”, aunque admite que el desarrollo del vehículo eléctrico resulta “crucial” para “garantizar la viabilidad a corto y medio plazo de la empresa líder” en el territorio, que es Opel.

Y, en este sentido, califica de “muy importante que desde la administración autonómica aragonesa se apoye decididamente y con carácter urgente a las inversiones que resulta imprescindible acometer por parte de las empresas del sector de automoción en las áreas de cogeneración de alta eficiencia, eficiencia energética y medioambiental e investigación y desarrollo”.

La resolución, sin embargo, no hace ninguna referencia a aspectos sobre los que los sindicatos llevan tiempo llamando la atención como es el hecho de que el ensamblaje del automóvil eléctrico requiere, en términos generales, un tercio de la mano de obra que necesita el montaje de los de combustión, una realidad que tendrá su impacto en la plantilla de Opel y, posiblemente, en algunas de las empresas auxiliares que ahora viven de suministrarle componentes.

Un sector con “marcado carácter internacional”

El decreto, como ocurrió con el de la ayuda directa de cuatro millones de euros a Opel, se refiere al impulso del coche eléctrico como “una de las mayores oportunidades comerciales de las próximas dos décadas” ante “la pugna entre las compañías productoras de vehículos y fabricantes de componentes para el sector de la automoción”, lo que, en opinión del ejecutivo que preside Javier Lambán, “exige acometer ya las inversiones vinculadas” a su desarrollo, “so pena de quedar retrasadas con respecto al resto de competidores”.

En la misma línea, el texto, que echa mano de un eufemismo como el “marcado carácter internacional que tiene el accionariado de las empresas de automoción radicadas en Aragón” para referirse al peso de una multinacional como PSA, desliza que la “línea de ayudas contribuirá asimismo a promocionar” la comunidad “como centro de este tipo de producción, facilitando la decisión sobre localización a las citadas empresas” que respondieron al sondeo inicial.

No obstante, el decreto tampoco condiciona la concesión de las ayudas a la instalación o la permanencia de los beneficiarios en el territorio aragonés.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here