Inicio Opinión Cuando el diablo acusa de diablo

Cuando el diablo acusa de diablo

0

La razón por la que los tribunales franquistas condenaban a muerte a los defensores de la República una vez terminada la guerra civil fue la de «adhesión a la rebelión». Los que se habían rebelado contra el gobierno legítimo salido de las urnas acusaban ahora de rebelión a los que habían defendido la democracia. Tal era la traición que habían cometido que no eran capaces de ni de ponerla por escrito. Ellos siempre han sido muy de acusar a otro de lo que han hecho ellos. Comiencen a usarlo cuando escuchen a los de Vox y el PP: cuando ellos acusen de algo, piensen en si no serán ellos los que lo están haciendo.

Cuando desde el PP se apunta al caso de los ERE, hablan del «mayor caso de corrupción de la democracia», realmente obvian el mayor caso de la corrupción de la democracia, en cantidades, en ramificaciones y en cantidad de delitos: el caso «Gurtel». No lo digo yo, lo dijeron los jueces que consideraron culpable, por primera vez, a un partido político, en este caso el PP. Podríamos seguir también con las subidas de las pensiones, los recortes, etc.

Mailrelay, email marketing

Pero lo que más invita al escalofrío es cuando las derechas se ponen a repetir las acusaciones de golpismo a cualquiera: a los independentistas, al presidente salido de una moción de censura o a los que «aceptan» votos de no sé quién. El procés, la DUI y el referéndum del 1-O son muchas cosas y se puede calificar de muchas maneras que se podrían ajustar a la realidad, pero «golpe de estado» no. Menos aún a ejercer un procedimiento democrático recogido en la Constitución en base a las mayorías y minorías parlamentarias como es la moción de censura.  Pero desconocer unos resultados electorales porque no le gustan a alguien, calificar de «ilegítimo» o «traidor» un gobierno, se va pareciendo más a un golpe de estado. Y no hablemos ya de eurodiputados de Vox llamando directamente al golpe.

Por eso, cuando en sus panfletos sacan titulares como «Los comunistas que provocaron la Guerra Civil vuelven al Gobierno»,  cuando Casado acusa al nuevo gobierno de romper España o cuando Abascal clama que Sánchez traiciona la Constitución, es más bien que los fascistas comenzaron la guerra civil, el PP ha sido el que más ha contribuido en romper a España y el ideario de Vox está contra la Constitución. De la misma manera, aquellos que arrojan sobre una víctima la responsabilidad de su propia agresión sexual por la ropa que vestía, por caminar sola de noche o por las compañías que eligió, están siendo cómplices en exculpar al agresor real. Demócratas en cunetas y mujeres víctimas, ambos se lo buscaron.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here