Inicio Opinión Coles con cuidados: una utopía necesaria

Coles con cuidados: una utopía necesaria

0
Un aula de un colegio aragonés.
Un aula de un colegio aragonés.

Vivimos en una crisis de cuidados desde hace más de 10 años, que amenaza con perpetuarse. A medida que pasan los años avanzamos hacia una sociedad más consumista y mercantilista, en la que la solidaridad y el ponerse en el lugar del otro, empatizando con él, se encuentran en peligro de extinción.

Esto es consecuencia del sistema neoliberal y del capitalismo imperante, que dan como resultado un mundo desigual e injusto. En el que solo salen ganando los países más enriquecidos. Vivimos una crisis de valores a escala global, que genera grandes desigualdades y en la que se vulneran derechos humanos relacionados con las causas de la crisis de los cuidados.

Mailrelay, email marketing

En la actualidad los derechos básicos de la ciudadanía, a nivel global, se han convertido en una utopía en esta sociedad egoísta e individualista. En todo el mundo hay más de 793 millones de personas que pasan hambre, el 70% de las cuales viven en países productores de alimentación. Algo no cuadra, no hace falta ser muy lista para entenderlo…

Pero no nos vayamos tan lejos en el mapa. En España también pasan cosas. Y muy graves. Sin ir más lejos el reciente informe del relator de la ONU Phillip Alston sobre la desigualdad social en España, debería hacernos reflexionar. De todas sus conclusiones -que son muchas- hay una que debería llamarnos la atención sobremanera como sociedad: en España 1 de cada 3 niños y niñas vive en riesgo de pobreza. Y, cuando sean mayores, serán pobres.

La (buena) educación es fundamental

¿Qué podemos hacer para mejorar la sociedad y reducir la desigualdad? Muchas cosas, desde luego. Pero desde InteRed Aragón queremos poner el foco en el modelo educativo que impera en nuestras aulas. Deberíamos ser capaces de impulsar un proceso socio – educativo que promueva una ciudadanía global crítica, responsable y comprometida con la transformación de la realidad local y global.

Para ello creemos interesante que los colegios aragoneses se animen a utilizar la metodología del ‘Aprendizaje Servicio’, en la que desde InteRed trabajamos desde hace más de una década. Es una buena opción para trabajar de modo conjunto la teoría y la práctica. Y si además introducimos en su diseño aspectos para avanzar hacia una educación transformadora y para la ciudadanía global, seremos capaces de generar un proceso socio-educativo que promueva una ciudadanía responsable y comprometida, a nivel personal y colectivo.

Por ello, consideramos que los maestros y maestras -con todo el significado de la palabra- podrían combinar en sus enseñanzas en las aulas dos elementos: aprendizaje (contenidos curriculares) y servicio a la comunidad, poniendo así en práctica los conocimientos al tiempo que el alumnado desarrolla actitudes de solidaridad y compromiso social.

Si al ‘Aprendizaje Servicio’ se le incorporase una mirada de cuidados se podrían impulsar experiencias en las aulas que conectasen y articulasen los conocimientos y las competencias curriculares con un servicio a la comunidad. Sería la forma ideal de conectar la acción social, en contextos concretos, ayudando así a crear una sociedad global solidaria, justa y equitativa.

Todo esto significa, en definitiva, que se debería poner en el centro del sistema educativo toda la experiencia de las personas que lo conforman, con sus sentimientos y emociones. Poniendo el foco en aprender a cuidarse y a cuidar a los demás. Y, por supuesto, sin olvidar un enfoque transversal de igualdad de género, interculturalidad y apuesta decidida por el desarrollo sostenible.

*Patricia Pérez-Caballero, responsable de InteRed Aragón

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here