Inicio Aragón Comienzan los trabajos para hallar a cinco víctimas del fascismo en Orés

Comienzan los trabajos para hallar a cinco víctimas del fascismo en Orés

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica “Batallón Cinco Villas” inicia el proceso de exhumación de cinco vecinos de la localidad asesinados en 1937

0

El pasado sábado 26 de octubre se inició en la localidad cincovillesa de Orés el proceso de exhumación de cinco vecinos de la localidad, fusilados en enero de 1937. La exhumación corre a cargo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica “Batallón Cinco Villas”, con la colaboración de la Asociación CHARATA de Uncastillo y de ARICO.

Este fin de semana pasado se iniciaron los trabajos, que siguen en curso. Los nombres de los asesinados que se buscan son Jesús Otal Campos, Pío Otal Campos, Paulino Lapieza Cortés, Avelino Auría Mena y Román Soteras Longas. Todos ellos fueron fusilados el 17 de enero de 1937 a iniciativa de un grupo de falangistas de la localidad sin que hubiera, al parecer, órdenes de instancias superiores.

Mailrelay, email marketing

A principios de 1937 un grupo de falangistas de Orés preparó una emboscada con el fin de detener a dos huidos que se habían acercado al pueblo para ver a sus familias. En ella uno de los huidos, Antonio Campos Asín, resultó herido y ante el final que se esperaba se suicidó, el otro logró escapar. Por la parte falangista Gregorio Luna Campos murió a consecuencia de un disparo.

Poco después, el 16 de enero de 1937, fueron a buscar a Jesús, Pío, Paulino, Avelino y Román a sus casas y los llevaron a las escuelas donde les propinaron una fuerte paliza. Al día siguiente los fusilaron.

Si bien con los hermanos Otal podía existir una motivación política, ya que Jesús había sido el último alcalde democrático previo al golpe de estado, diversos testimonios apuntan a que se debió a rencillas personales.

Fortunato Otal Duesa, hijo del fusilado Pío Otal Gamboa, nos dejó estas palabras:

“Los subieron a un camioncico y ellos dieron por hecho que los mataban. Alguien fue a avisar a Mincholed, que era el jefe de Falange de Farasdués y ese salió para Uncastillo pero ya no pudo hacer nada. Ellos sabían que si daban tiempo a que se moviese Mincholed no podrían matarlos y los mataron ya antes de llegar. Los mataron por envidias. Luego incautaron una casa que habíamos apalabrado para bar hacía poco. Más adelante, a finales de 1937, le cortaron el pelo a mi madre, Ignacia Duesca. También se lo cortaron a Valeriana Fernández, a Epifanía Laborda, a Maximina Romeo, a las mujeres de Boliche, a María Auría y a otras. Eso fue idea de un maestro. Ese fue el que dio la idea. Aquí los que mataban eran los más vagos, unos muertos de hambre.”

Hoy, 82 años después, los familiares de estos cinco inocentes asesinados que todavía se acercan al cementerio viejo de Orés para, entre la maleza, dejar ramos de flores en su recuerdo esperan recuperar sus cuerpos para poder darles una sepultura digna y que su memoria no se pierda.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here