Inicio Opinión Asalto a la sanidad pública, entre camisas viejas y globalización salvaje (I)

Asalto a la sanidad pública, entre camisas viejas y globalización salvaje (I)

0
Como Zaragoza es una ciudad pequeña nos conocemos todos. Sucede sin embargo que a veces se olvida y hay que andar refrescando la memoria, sobre todo para entender la política que, para algunos, es el arte de hacer negocios en Familia.

A finales de mayo la comisión de urbanismo del Ayuntamiento aprobó modificar el Plan General de Ordenación Urbana para convertir en edificables unos terrenos calificados como zona verde en la Avenida de Gómez Laguna. Su destino, construir un macro-hospital privado. El Partido Popular, Vox y Ciudadanos dieron vía libre con sus votos a un proyecto sospechoso de ser el primer paso para “valencianizar” la sanidad en Aragón, es decir, pretender una reducción del coste sanitario público por habitante adjudicando su gestión a una compañía privada a la que pagamos todos. Resultados: sueldos precarios, déficit de atención y riesgo para la salud de la población. Un fracaso.

Corrió disparado a apuntarse el Grupo Quirón al que siguió Ribera Salud, la compañía que gestionó el hospital de Alzira y que acabó con una sangría millonaria a la sanidad pública valenciana. Ignoramos a estas alturas si habrá más pretendientes. Lo cierto es que el Grupo Quirón intentó hace 4 años hacerse con 40.000 metros cuadrados de terreno junto a la Romareda, operación que no prosperó, pero que deja claro que sus intenciones vienen de lejos.

La casualidad ha hecho que el concejal de urbanismo de Zaragoza, Víctor Serrano, pertenezca a Ciudadanos, el mismo partido que “fichó” a Pilar Muro, una de las fortunas de Aragón y presidenta del Grupo Quirón. ¿Casualidad?
Mailrelay, email marketing

Pilar Muro es una de las hijas de Jesús Muro Sevilla, somatenista de la “Agrupación al Servicio de España” con la dictadura de Primo de Rivera y posteriormente jefe territorial de Falange en Aragón durante el golpe de Estado. En enero de 1937 comenzó a dirigir Radio Zaragoza como aparato ideológico del franquismo, cargo que a partir de 1954 ejercería su hijo Julián Muro Navarro. Una vez consumado el golpe militar, tanto Jesús como Julián, de profesión Registrador de la Propiedad, ejercerán como procuradores en Cortes.

Una aclaración. Cuando me refiero a “Familia”, lo hago en los términos a que se refiere Ángel Alcalde Fernández en su libro «Lazos de Sangre. Los apoyos sociales a la sublevación militar en Zaragoza» (Institución Fernando el Católico): “una única gran familia, políticamente derechista, socialmente burguesa, económicamente privilegiada, ideológicamente católica, jerárquica y relacionalmente organizada, que con la guerra asumió el fascismo como solución a la crisis.” Y que con posterioridad, añado yo, se sirvió para mantener y aumentar su posición.
En este enlace podrán echar un vistazo a las empresas de Julián Muro Navarro.

Para ello resulta clave construir pacientemente un muro de relaciones, lo que algunos llaman “capital social”, es decir, una red de contactos, patronazgos y clientelas en cualquier ámbito donde se tomen decisiones, y cuya consistencia dependerá de la habilidad para adaptarse al medio. Así sucedió, por ejemplo, con la incorporación de Radio Zaragoza al Grupo Prisa, gozne ideológico de la Transición. O, como prueba aún más evidente de esa aclimatación, la presencia de Jesús Muro Navarro, el otro hijo de Jesús Muro Sevilla, en diversas Consejerías del Gobierno de Aragón, como “independiente”, durante los gobiernos “socialistas” de José Marco y Ramón Tejedor. Con este último como presidente, Jesús Muro Navarro ejerció de Consejero de Industria, Comercio y Turismo. Aquí podrán acceder a información empresarial de Muro Navarro para que valoren.

Así que, retomando la pregunta anterior sobre las casualidades, es lícito dudar de la respuesta. Adaptarse y medrar económicamente, sobre todo a partir de un contexto político favorable, y más alcanzado tras un golpe sangriento, siempre ha resultado más accesible, casualmente, para determinadas familias.

De momento lo dejamos aquí. Este “capitalismo de amiguetes”, como lo denomina Luis Garicano, otro fichaje de Ciudadanos, está dando paso a nuevos actores que aparecen en un terreno de juego cada vez más global y que merecen otro comentario. Lo veremos en el siguiente artículo a propósito de la pretendida intención de impulsar la privatización de la sanidad pública en Zaragoza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here