Inicio Portada Agapito Iglesias salva la quinta de sus siete vidas judiciales

Agapito Iglesias salva la quinta de sus siete vidas judiciales

El constructor soriano resulta absuelto en el juicio por el saqueo de la empresa pública Plaza tras salir indemne de los casos ‘pagarés’ y ‘aulario’, superar sin responsabilidades el concurso del Real Zaragoza y quedar exonerado de otra demanda millonaria de la plataforma logística, aunque el presunto amaño de un partido con el Levante y los pagos a Peter Luccin todavía inquietan su horizonte judicial

0
El constructor soriano y expresidente del Real Zaragoza ha salido indemne de todos los procesos judiciales en los que se ha visto inmerso hasta la fecha.

Agapito Iglesias ha salido indemne de cinco procesos judiciales. Serían seis, en realidad, si se tiene en cuenta que antes había logrado esquivar su implicación en un macroproceso como la operación Molinos, en el que Iñaki Unsain, del que fue socio hasta poco antes de la investigación trascendiera en marzo de 2009, resultó condenado en la primera sentencia del caso a penas que sumaban tres años de cárcel y multas por valor de algo más de 850.000 euros.

Son cinco vidas judiciales salvadas del tenebroso horizonte de siete que hace apenas unos años se dibujaba ante el constructor soriano y polémico propietario y presidente del Real Zaragoza. Las otras dos, que todavía están por juzgar, son el presunto amaño del partido que el equipo blanquillo jugó en mayo de 2011 en el campo del Levante, en el que los tribunales investigan si fue un presunto soborno de 965.000 euros lo que evitó el descenso a segunda división, y la liquidación de los servicios del centrocampista Peter Luccin, que, según la Fiscalía, incluyó un tinglado documental que derivó en el escamoteo de 895.000 euros a Hacienda.

Fruteria online

Iglesias se sentará en el banquillo en ambos juicios, el primero en Valencia y el segundo en la capital aragonesa, en los que aparece también como acusado el propio Real Zaragoza. Este último corre el riesgo, tras haber marcado un récord en su día con el mayor concurso de acreedores del fútbol español, de convertirse en la primera persona jurídica condenada por corrupción deportiva. El ’galardón’ de primera entidad deportiva declarada culpable de fraude fiscal se lo llevó el  Fútbol Club Barcelona con el caso Neymar.

La última absolución

La última absolución le llegó al constructor hace unos días, cuando la Audiencia de Zaragoza dictaminó que los 58.000 euros que pagó a la guardería de las hijas del exgerente de Plaza por un informe sobre la viabilidad de una guardería y un centro de ancianos en la plataforma logística, y que guardaba similitudes con otros elaborados por esa misma entidad, no suponían un soborno encubierto.

“Es un informe perfectamente válido y adecuado desde el punto de vista de su contenido, el fin perseguido, los resultados y el formato en el que se redactó”, señalan los magistrados, que añaden que “aunque en una primera impresión el documento da la sensación de estar un poco ‘deslavazado, ciertamente tiene una finalidad plenamente alcanzada y un alto nivel discriminativo de la información que ofrece” y, además, está “facturado a precio de mercado, y esto, sin olvidar que el mercado de la consultoría es libre y los precios se pactan libremente entre técnico y cliente”.

“En definitiva, no existe elemento alguno que permita considerar la existencia del delito de cohecho” en la compra de ese informe ni en el hecho de que la empresa de las hijas del gerente ocupara un local del constructor por el que, en la práctica, nunca llegaron a pagar arriendo.

Dos absoluciones más

Antes había pasado otras dos veces por el banquillo. Una, en el caso Pagarés, en la que tras una condena inicial en la Audiencia de Zaragoza resultó finalmente absuelto en el Supremo de haberse compinchado con varios ejecutivos de Plaza para cobrar casi nueve millones de euros. Tenía otras deudas pendientes de cobro por esa cuantía, por lo que el pago era procedente, dijeron los magistrados.

Otra, en el asunto del aulario, donde estaba acusado de haber hinchado en 1,4 millones de euros en la construcción de un edificio en la plataforma logística, posibilidad que los jueces descartaron.

Los otros dos grandes asuntos judiciales en los que se ha visto envuelto Agapito Iglesias fueron el concurso del Real Zaragoza y la reclamación de otros 12,2 millones por parte de Plaza, que sostenía que le había facturado de más en la construcción de un edificio. La pieza sexta del primero se cerró nada más abrirse. En el segundo, tanto la Audiencia Provincial como el Supremo concluyeron que no hubo irregularidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here