Inicio Opinión 20N: la movilización popular frente a la reacción

20N: la movilización popular frente a la reacción

0

El pasado 20 de noviembre Zaragoza se llenó de solidaridad. La Coordinadora Antifascista de Aragón convocó una manifestación que fue secundada por multitud colectivos y organizaciones de toda la geografía aragonesa, lo que resultó en miles de personas recorriendo las calles, desde la Plaza San Francisco hasta la Audiencia Provincial, en defensa de la libertad frente a la represión.

Esta manifestación llegaba tan solo un mes después de la concentración contra la represión cuya convocatoria se encargaron de manipular medios afines al régimen del 78 y controlados por los poderes económicos de la ciudad, como el Heraldo de Aragón. La manipulación y el resto de las mentiras que se vertieron sirvieron para azuzar al fascismo y al resto de sectores reaccionarios, lo que dio el resultado que todas conocemos. De ahí que se corease «Heraldo de Aragón al servicio del patrón» cuando la manifestación llegó a la altura de su sede. En esta ocasión no vieron la posibilidad de hacer lo mismo, por lo que se decantaron por el silencio mediático con el fin de que la manifestación pasase desapercibida. A pesar de esto, la ciudad se llenó de todos los agentes que plantan cara al Régimen del 78, los cuales respondieron a la llamada y demostraron que la movilización popular es mucho más potente que todos los medios que el régimen tenga a su disposición.

Mailrelay, email marketing

La manifestación fue un éxito no solo en términos cuantitativos, también cualitativamente. La cantidad de diferentes agentes centrados en distintas temáticas que se unieron bajo un mismo lema demuestran que hay mil luchas, pero un solo camino. Todos los cánticos feministas, antirracistas, ecologistas, contra las casas de apuestas, etc. convergían en un mismo punto. Porque bajo cada problemática concreta se esconde el sistema capitalista y patriarcal, que es capaz de usar todas sus armas para impedir a la clase obrera disfrutar de una vida digna.

El Régimen del 78 está sustentado bajo pilares represivos: desde el empleo de la ley antiterrorista para condenar a 6 jóvenes de Altsasu a casi 35 años de prisión por una pelea de bar hasta el uso de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para seguir expulsando a familias de sus hogares. Por otra parte, el ascenso de la ultraderecha y la promoción interesada del discurso reaccionario por parte de los grandes medios han cuestionado los derechos de grandes capas de la sociedad como el colectivo LGTB, los migrantes, las mujeres y la clase trabajadora en general. Frente a todo ello y pese a las adversidades recientes, Aragón demostró que sigue siendo antifascista y que, frente al mensaje de odio que se está tratando de normalizar, la solidaridad entre vecinas sigue al orden del día.

 

*Sara Ballesteros, Juventud Comunista en Aragón

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here